Reparación | El Gremi de Talleres presenta alegaciones contra la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona

Alerta sobre las negativas consecuencias que su impantación tendrá para los negocios de reparación ubicados en ese área.

Imagen de la ciudad de Barcelona
Imagen de la ciudad de Barcelona

El Gremi de Talleres de Barcelona ha realizado una serie de alegaciones contra la ordenanza municipal que regula la que será la mayor zona de bajas emisiones (ZBE) de Europa y la que mayores sanciones aplicará. La asociación considera extremadamente necesario que se revisen las necesidades de los profesionales del colectivo, que pueden ver gravemente afectados sus negocios.

El texto inicial de la ordenanza no prevé la necesidad para los talleres de mantenimiento y reparación de circular con el vehículo de sus clientes para el diagnóstico de avería y comprobación de reparación. Además de otras cuestiones, en definitiva, no recoge una ordenación ponderada entre la reducción estimada de emisiones que se pretende alcanzar y las dificultades que crea a la ciudadanía, en especial a aquellos con menores recursos económicos, con restricciones a la circulación menos flexibles que en otras ciudades europeas.

El Gremi de Barcelona señala que se ha dado paso a establecer la ZBE más grande de Europa, con las mayores sanciones, “pero no a introducir un criterio de uso del automóvil que restrinja primero las prácticas más flagrantes y, tras comprobar los resultados, aplique medidas progresivas. La respuesta ha sido una ordenanza hecha con brocha gorda, cuando se necesita bisturí”.

Entre sus alegaciones a la Ordenanza ZBE, el Gremi denuncia la falta de voluntad para aplicar las medidas de manera flexible y progresiva y que la restricción a la circulación impuesta a los automóviles sin distintivo ambiental se hace, por el momento, de forma indiscriminada, sin aplicar criterios de proporcionalidad respecto al uso y la caracterización técnica del vehículo, como son el kilometraje, la necesidad y las condiciones de la conducción, las emisiones, los segmentos y el mantenimiento de los equipos anticontaminantes instalados, y sin prever un sistema de autorizaciones y reconocimiento por adecuaciones y transformaciones con incidencia en las emisiones a la atmósfera.

Además, el Gremi de Barcelona alega la falta de análisis del impacto sobre la actividad económica de los talleres de reparación y mantenimiento de automóviles, y sobre la prestación del servicio, como no considerar la prueba de vehículos reparados y/o para diagnóstico, así como un insuficiente plazo de régimen transitorio.

El Gremi insta al Ayuntamiento de Barcelona a la reformulación de la ZBE con demandas como las de establecer estrategias municipales estables para el control y fomento de un mantenimiento responsable de los automóviles, que preserve el buen estado de sus sistemas anticontaminantes; y la exención a los talleres cuando circulen con vehículos sujetos a una prueba dinámica de diagnosis o comprobación por orden de encargo autorizada por el usuario del vehículo, así como preservación del servicio de grúas y la asistencia en carretera.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña