Noticia remitida | ¿Qué miran en la ITV? Consejos a seguir para pasarla

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un paso obligado por ley para permitir la circulación de los vehículos por las vías y carreteras del estado. Su trabajo consiste en asegurar que todos los vehículos mantengan las condiciones de seguridad necesarias para conducir. Con estas inspecciones se busca reducir el riesgo de accidentes por causas técnicas, además de colaborar en la protección del medio ambiente, minimizando la emisión de gases nocivos.

La ley obliga a un tiempo mínimo para que los vehículos pasen la ITV, excepto que deban acudir por motivos o situaciones extraordinarias. De forma general, la primera revisión se deberá realizar cuando el vehículo cumpla cuatro años desde que se matriculó por primera vez. Ya sea para esta primera visita como para las posteriores, se deberá pedir una cita previa itv antes de acudir a la estación para ser atendido. En la página web itv-tuvrheinland.es se facilita esta cita de forma rápida, ágil y sencilla para cualquier tipo de vehículo, en cualquier estación ITV y en la fecha que el usuario elija.

Una vez concretada la cita, lo más aconsejable para pasarla sin problemas es acudir a un mecánico de confianza que someta al coche a una puesta a punto. El mecánico o propietario del vehículo deberá saber lo que van a mirar en la ITV y asegurarse de que esos elementos están en perfectas condiciones.

Lo que miran en una ITV

Es muy fácil pasar la ITV si con anterioridad se le ha dado un repaso a todos los elementos que serán examinados en estas instalaciones. En primer lugar, se deberá aportar la documentación necesaria: ficha técnica si ya se ha pasado anteriormente por esta inspección, el permiso de circulación y, ocasionalmente, el seguro obligatorio, aunque esto se puede comprobar de forma telemática desde la propia ITV. También es posible que pidan el DNI del conductor en algunas provincias.

En cuanto a las revisiones mecánicas y técnicas a las que el vehículo va a ser sometido, esta es la lista que se debe revisar antes de entrar en estas estaciones.

Las emisiones

Suele ser lo primero que van a mirar nada más entrar en el túnel de revisado. Medirán la calidad de los humos. Si el motor funciona correctamente, no habrá nada que temer. En cualquier caso, antes de llegar a la ITV y evitar ser penalizados por un exceso de contaminación, se recomienda hacer algunos kilómetros por carretera a revoluciones elevadas. De este modo, se evita que el sistema de escape vaya acumulando demasiadas partículas y termine haciendo la regeneración justo en el momento del examen. También es recomendable realizar varias pisadas profundas al acelerador justo antes de iniciar el proceso de revisión.

El Cárter

El siguiente paso será colocar el coche justo encima del foso. Desde ahí el mecánico encargado de la inspección revisará los bajos del coche, con especial atención en el cárter, comprobando que no haya pérdidas (aceite o líquido refrigerante) por la parte de la caja de cambios, ni por la parte baja del motor. Es aconsejable observar en el lugar donde se ha aparcado que no haya manchas de aceite o de líquido en el suelo, debajo del coche. Si es así, será necesario llevarlo al taller de confianza para que lo solucionen y evitar el rechazo en la ITV.

La amortiguación y la suspensión

En el foso también se revisan todos los bajos del vehículo. Esto implica que analizarán el sistema de suspensión: tanto las rótulas de dirección como los muelles, amortiguadores y silentblock. Comprueba que todos estos elementos estén perfectamente y que sean los homologados según se especifique en la documentación del vehículo. Para evitar rechazos, hay que asegurarse que el mecánico del taller haya revisado toda esta parte a conciencia.

Los limpiabrisas

Esta revisión será solo un momento, pero el sistema de limpiabrisas deberá funcionar a la perfección, no solo que se mueva correctamente, sino que barra bien y los difusores no estén obstruidos. Hay que comprobarlos antes y no olvidarse de llenar el depósito de agua.

El claxon, las puertas y los cinturones de seguridad

El claxon debe sonar y en su justa medida, las puertas deben abrir y cerrar correctamente con unos seguros que cumplan su función y los cinturones de seguridad deben ejercer perfectamente la acción de frenarse en seco ante un tirón brusco. Estos elementos se deberán comprobar, uno a uno, por el propietario del vehículo. Si no lo hace, el técnico lo hará y puede encontrar algún fallo.

Los frenos

También hay que comprobar con antelación el estado de las pastillas, del disco de freno y el nivel de líquido. Todos estos elementos se testarán en su paso por los rodillos en las instalaciones de la ITV. Así mismo, el freno de mano deberá quedar perfectamente tenso, que la frenada no sufra descompensaciones u ofrezca una fuerza por debajo de lo que se necesita.

Las ruedas

Muy importante para pasar este examen. Los neumáticos deberán cumplir a rajatabla con la homologación del vehículo y estar en perfecto estado para circular. No deberá tener deformaciones, excesivo desgaste, y tienen que contar con una profundidad del dibujo por encima de los 1,6 mm.

La carrocería

No superan el test aquellos vehículos con desperfectos importantes en la carrocería; el estado de los espejos, matrículas, faros, cristales… todo debe estar en perfectas condiciones. En este sentido, se recomienda ir con el coche limpio para facilitar esta inspección visual.

El alumbrado

Según la tecnología utilizada para alumbrar, existen diferentes tipos. Los de xenón y los halógenos son los más frecuentes. Deben encenderse todos cuando el operario de la orden; largas, cortas, intermitentes, traseras, antiniebla, emergencia…

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña