Electromecánica | Condensador de flujo en paralelo: todo lo que debes saber

NRF explica las diferencias de un condensador de tubo y aleta con respecto a uno de flujo en paralelo y analiza su funcionamiento.

Condensador de flujo en paralelo de NRF
Condensador de flujo en paralelo de NRF

Cuando el compresor del vehículo falla, los profesionales del taller se preguntan si la mejor solución es limpiarlo o reemplazarlo. En el caso de los condensadores de tubo y aleta, o los condensadores de serpentín, no es difícil, ya que el diámetro del tubo es ancho y permite limpiar el material.

Sin embargo, en los vehículos que están equipados con condensadores de flujo paralelo, la decisión es menos sencilla. Este elemento es un intercambiador de calor que divide la unidad en secciones o "pases", lo que crea un proceso más eficiente para que el refrigerante cambie de estado de gas a líquido.

Para hacerlo posible, como explican los profesionales de NRF, es necesario que el refrigerante cambie su dirección 180 grados en el extremo de los rieles laterales y esto se consigue mediante la colocación de un tapón dentro del riel en intervalos, forzando que el refrigerante cambie de direcciones.

En la mayoría de los condensadores, el refrigerante hace de tres a cuatro "pases" a través del condensador. En el caso de los de flujo paralelo, el refrigerante fluye por tubos de pequeños diámetro que se unen en fila, lo que mejora su capacidad de enfriamiento.

Cuando se produce un fallo en el compresor, las partículas contaminantes pueden acceder al interior del sistema. La forma de detectarlo es quitando el filtro deshidratante, que revela depósitos de metal o lodo generados por un compresor defectuoso, ya que estos elementos se acumulan en lugares como el orificio calibrado o la válvula de expansión, el filtro deshidratador o el acumulador; y en el caso de modelos de vehículos más recientes, en los condensadores de flujo paralelo.

La limpieza del sistema favorece la eliminación de estos desechos, sin embargo, los elementos de menor tamaño como el condensador de flujo paralelo, continúan acumulando los residuos a pesar de la limpieza, lo que reduce la cantidad de filas disponibles para enfriar el refrigerante y frenar su flujo, lo que terminará por provocar una bajada del rendimiento del sistema. Esto además puede conllevar el gripado del compresor, ya que los pequeños canales del flujo paralelo pueden contener suciedad que se puede soltar en cualquier momento al circuito con las dilataciones del material.

NRF recuerda también que cuando haya que reparar un circuito de aire acondicionado con sustitución del compresor, es aconsejable sustituir el acumulador o filtro deshidratante, la válvula de expansión u orificio calibrado y el condensador, siempre que sea de flujo paralelo.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña