Chapa y pintura | Los 7 errores a evitar en la gestión de un taller de chapa y pintura

Digitalización, formación y seguridad son algunas de las prioridades que deben marcar la gestión del negocio.

La gestión del establecimiento debe girar en torno al cliente
La gestión del establecimiento debe girar en torno al cliente

La rentabilidad y viabilidad son elementos esenciales en la gestión de un taller de carrocería. Por ello, estos centros tienen que dejar de ser solo reparadores y convertirse en empresas de reparación donde la relación con el cliente, el control de costes y el análisis de la productividad sean muy tenidos en cuenta.

En esta línea, la firma PPG explica que hay una serie de errores que es imprescindible evitar. El primero es no tener profesionales cualificados que se hayan adaptado a los nuevos acabados y materiales. Para ello, deben formarse para ser más efectivos y productivos en el negocio.

Con el fin de alcanzar estos objetivos, es conveniente que los centros tengan los materiales y las herramientas adecuados que permitan conseguir excelentes acabados. En esta línea, la firma indica que sus herramientas de color se han diseñado para identificar (Rapidmatch Go) y mezclar (Paintmanager y Touchmix) los colores de forma más rápida y sencilla.

Por lo que se refiere a la seguridad, la prevención de riesgos laborales es otro de los aspectos que se deben cuidar. Así, el responsable del taller tiene que procurar que se cumplan los requisitos exigidos en este ámbito para evitar accidentes que, en el mejor de los casos, desemboquen en bajas laborales.

Para evitar tales circunstancias, además de la formación necesaria, los profesionales deben disponer de los equipos de protección adecuados. Asimismo, instalaciones y herramientas deben permanecer siempre ordenadas y limpias para evitar riesgos, sobre todo la cabina de pintura.

Por lo que se refiere a las herramientas digitales, estas permiten optimizar aspectos como las citas previas, la distribución de la carga de trabajo, la compra de material, la planificación de las reparaciones según la disponibilidad de piezas o la facturación. Todo ello desemboca en una mejora de la eficiencia de los procesos y la satisfacción del cliente final.

En este sentido, PPG recuerda su solución Moonwalk, diseñada para reducir el desperdicio de productos, ahorrar tiempo de trabajo productivo y transformar el box de pintura en un entorno más limpio, seguro y atractivo.

Por otro lado, no usar la tecnología para darse a conocer también es un error, explican desde la enseña, ya que el marketing online permite diversas estrategias que van más allá de apoyarse en las recomendaciones de clientes satisfechos y que permiten acercarse a unos usuarios cada vez más digitalizados.

Las herramientas digitales también permiten efectuar un análisis del negocio, tanto desde el punto de vista operativo como de resultados, lo cual aporta información para enfocar la gestión. Es decir, analizar el desempeño del taller lleva a conocer si el negocio está fallando en algún aspecto y, así, poder introducir medidas correctoras. PPG recuerda su programa MVP Business Solutions para mejorar el rendimiento, la formación, además de contar con consultoría y servicios de valor añadido.

Por último, la compañía señala que gestión del establecimiento debe girar en torno al cliente, por lo que los objetivos del negocio se centran en ofrecer la mejor experiencia y conseguir consumidores satisfechos que regresen a sus instalaciones siempre que necesiten reparar sus vehículos.

No obstante, no hay que perder de vista al mercado, observar cómo evoluciona el sector y los propios clientes. Por ello, hay que conocer las tendencias, los hábitos y necesidades que van surgiendo para ir adaptando el negocio a esas nuevas demandas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña