Chapa y pintura | ¿Cuáles son las condiciones óptimas para el pintado parcial?

Pueden aprovecharse relieves o piezas decorativas para delimitar el pintado, explica Cesvimap.

¿Cómo es el día a día en el taller de pintura?
proceso de pintado

El pintado parcial es una alternativa al pintado completo de las piezas del vehículo. Un artículo de la revista Cesvimap señala cuáles son las condiciones óptimas para obtener los mejores resultados en esta técnica.

Relieve de la zona. Las formas geométricas de las piezas pueden facilitar el pintado parcial: aristas, vértices, resaltes o quebrantos ofrecen una barrera visual para este tipo de trabajos. En los automóviles actuales se pueden ver zonas y líneas con relieves muy marcados, que facilitan la tarea. Un buen ejemplo son los vehículos industriales ligeros, que, por su diseño, disponen de un gran número de formas geométricas.

Cambios de plano. Cuando las piezas presentan, en su forma, dos o más planos distintos, facilitan el pintado parcial. Las diferencias de tono del color que transmiten el plano horizontal y el vertical, debido a la diversa reflexión de la luz, hacen que las posibles pequeñas diferencias entre el tono del color original y el reparado sean indetectables.

Barreras físicas. Una gran mayoría de las piezas exteriores del vehículo incorporan o llevan montados accesorios. Algunas de estas piezas, como sucede con la moldura embellecedora y la cejilla de la luna de las puertas, sirven para acotar la zona cuando realiza un pintado parcial. Otros ejemplos de barreras físicas son los adhesivos que se montan a las piezas exteriores o la guía de la corredera de las puertas traseras.

Color o acabado distinto. Ciertos vehículos pueden llevar piezas exteriores o marcos de las puertas con dos colores, lo que facilita el pintado parcial, ya que la misma pieza presenta una barrera con el otro color. Otro ejemplo son los vehículos de algunos colectivos (taxistas, policías, ambulancias, etc.), que presentan piezas exteriores con un distintivo.

Moldura ancha. Algunos vehículos montan molduras laterales, generalmente en la parte inferior de puertas y aletas. Estas molduras reducen considerablemente la superficie a pintar de las piezas. Para algunas piezas, en la reparación parcial de la pintura pueden coexistir varias delimitaciones y ser distintas, dependiendo de la ubicación del daño y la zona parcial a pintar.

Integración del barniz. En los casos donde no existen barreras físicas o límites de separación, el color y, especialmente, el barniz aplicado, se ha de unir o fundir con el barniz original del vehículo. Esta integración deberá realizarse, siempre que sea posible, sobre la zona más estrecha de la pieza.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña