Chapa y pintura | Cómo realizar una hidroimpresión

Muy extendida en el mundo de tunning, se emplea para personalizar componentes del vehículo.

Cómo realizar una hidroimpresión
Lámina de hidroimpresión

La hidroimpresión o impresión hidrográfica es una técnica de pintado decorativo de piezas, muy útil para personalizar determinados componentes del vehículo. El blog técnico de Loctite explica los materiales y pasos necesarios para realizar este trabajo.

Esta técnica permite que el diseño plasmado en una lámina plástica pueda transferirse a un determinado objeto o componente. Por ello, está especialmente indicada para el pintado de objetos como cascos, bicicletas, llantas, retrovisores, molduras, etc.

La lámina utilizada está fabricada con alcohol de polivinilo, un polímero soluble en agua que reacciona con la adición de un activador para convertir la lámina de plástico en tinta. Tras la activación de la lámina, el diseño se queda suspendido en la superficie del agua, para que a continuación se sumerja la pieza a decorar lentamente y, de esa forma, se transfiera el diseño.

Puesto que el dibujo decorativo proviene de una lámina impresa, la diversidad de los diseños disponibles es muy variada.

PRODUCTOS ESPECÍFICOS

- Papel de lija fino (P-400 en seco o P-1000 al agua aproximadamente).

- Desengrasante de limpieza.

- Promotor de adherencia. Cuando se pintan plásticos que presentan baja adherencia se ha de aplicar una imprimación que favorezca el agarre. De este modo, se reduce el riesgo de que con el tiempo la pintura se desprenda.

- Cinta de enmascarar para encintar la lámina por todo su perímetro.

- Cubeta de plástico.

- Agua para llenar la cubeta a 25-30ºC.

- Activador.

- Color base de fondo.

- Laca con acabado mate o brillo.

- Guantes de nitrilo y mascarilla para vapores.

Para obtener acabados de mayor calidad, especialmente en aplicaciones industriales, es recomendable utilizar cubas con control térmico y máquinas de lavado automático, así como utilizar pinturas diluidas y lacas de 2K que aporten mayor resistencia mecánica y química que las aplicadas en aerosol. Además, para reducir las inclusiones de motas de polvo, la aplicación se ha de realizar en una cabina o plenum de pintado.

PROCESO GENÉRICO

- Lijar la pieza con un grano fino que pueda ser cubierto por la lámina. De este modo se evita la aparición de rayas y un acabado defectuoso.

- Soplar la superficie, desengrasarla y pasar un paño atrapapolvo.

- Aplicar el promotor de adherencia o imprimación, respetando sus tiempos de evaporación y secado, o la base de color cuando no se haya usado imprimación y esperar a que seque.

- Llenar la cubeta con agua a unos 30ºC.

- Cortar un trozo de lámina que quede lo suficientemente sobredimensionado respecto a la pieza que se va a decorar.

- Encintar con cinta de carrocero el perímetro de la lámina.

- Colocar lentamente la lámina sobre el agua, verificando que la cara hidrosoluble (que se muestra pegajosa al contacto con el agua) está en contacto con el agua. Además, es fundamental retirar hacia los lados con el dedo las posibles burbujas de aire que existan. Dejarla lámina sobre el agua el tiempo indicado por el fabricante, generalmente entre 1,5 y 2 minutos.

- Aplicar una capa generosa de activador, y esperar el tiempo indicado por el fabricante, normalmente entre 5 y 15 segundos.

- Introducir la pieza con cierta inclinación y lentamente en la cubeta hasta que quede totalmente sumergida. A continuación, realizar un pequeño movimiento rotatorio para que la lámina sobrante se desprenda.

- Sacar la pieza, limpiarla con agua para eliminar los restos de adhesivo y retirar los posibles restos sobrantes de lámina. En algunos casos, el fabricante de la lámina recomienda introducir de nuevo la pieza en el agua, dejándola sumergida durante 20-30 minutos.

- Secar la pieza.

- Si aparecen defectos, lijar de nuevo la pieza y repetir el proceso.

- Pasar un paño atrapapolvo.

- Aplicar el barniz.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña