Chapa y pintura | Roberlo ayuda a reproducir el rojo de Mazda “Soul Red Crystal” 46V en 15 pasos

Desde Crom Campus se comparten las características de este color y el proceso para lograr el acabado de forma exacta.

Algunos Mazda 3 y 6 presentan problemas de tirones y falta de potencia
Es uno de los máximos exponentes de los colores de efecto altamente cromáticos en los últimos años

Desde Crom Campus el espacio formativo gratuito de repintado de automóviles y recubrimientos industriales de Roberlo, se muestran las características técnicas del del rojo de Mazda “Soul Red Crystal”, así como los pasos para reproducirlo. "Se trata de un color complejo de reproducir por las propias características de la tecnología que lo caracteriza".

"En ocasiones algunos colores trascienden por su alta personalidad y se erigen incluso en un elemento motivador de compra. Un ejemplo de ello es el rojo de Mazda, de nombre “Soul Red Crystal” y de código 46V", explican desde la plataforma. "Según el propio jefe de diseño de Mazda, el color “Soul Red Crystal” pretende emular los efectos de los rubíes o los vidrios rojos". 

Características técnicas 

Se aplica, como norma general, mediante un sistema de pintado tricapa o candy. En este sentido, estas son las tres capas de pintura que forman este color:

1ª Capa: color metalizado:

  • Es la capa de pintura que aporta cubrición, y el efecto metalizado que incluye atributos como textura y flop. Se utilizan las partículas de aluminio correspondientes junto con ciertos básicos sólidos que aportan tono.
  • Se diluye en la proporción indicada por el fabricante y, en algunos casos, también se cataliza para garantizar una buena adherencia entre capas.

2ª capa: Barniz tintado:

  • Se compone de un medio teñido de un color altamente transparente. La alta transparencia hace que la luz atraviese esta segunda capa llegando a la capa inferior y reflejándose en el aluminio que contiene. Los tintes para poder conseguir esas transparencias tan extremas requieren de tamaños de partícula extremadamente pequeños y por lo tanto son productos muy específicos.

3ª capa: barniz transparente:

  • Es la capa de pintura final que sirve para potenciar la protección e incluso permitir algún retrabajo si fuera necesario.
  • No afecta al color de manera activa, se trata de un barniz como el utilizado en la capa tintada. Retrabajar si fuera necesario.

El resultado de esta combinación de capas es la obtención de un color rojo de gran intensidad y belleza que también destaca por su elevado efecto flop. Estas características potencian el contraste entre oscuridad y alta cromaticidad sobre la carrocería destacando los volúmenes.

Pasos para reproducirlo

"Resulta imprescindible seguir las instrucciones de aplicación del fabricante de forma muy estricta", aclaran desde Crom Campus.

Paso 1:

Se debe tener en cuenta el color del fondo sobre el que se va a trabajar, con el objetivo de garantizar el color ya des de la primera capa y evitar los cambios de tonalidad. En este sentido, como fabricante de pinturas facilitamos el tono a utilizar. En el caso de no disponer de un aparejo con gama específica de grises, algunos fabricantes también disponen de fondos bicapa formulados específicamente para colores complejos, como el rojo de Mazda, que se aplican previamente.

Paso 2:

A continuación, se efectúa una lectura con el espectrofotómetro para que la base de datos que integra devuelva una lectura precisa del color y la variante más aproximada. Hay que recordar, que la medición se efectúa sobre una superficie perfectamente limpia y pulida limítrofe a la zona de aplicación del color.

Paso 3:

Una vez esté la primera capa del color Mazda “Soul Red Crystal” preparado, se le añade el 5% de catalizador, en caso de utilizar el sistema Blucrom, para incrementar la adherencia y la dureza de la base bicapa. El catalizador que se añada siempre debe ser el específico, con el objetivo de evitar cambios de tonalidad o reacciones adversas por incompatibilidad entre pinturas de distinta naturaleza.

Paso 4:

Una vez pintada la primera capa se prepara la segunda y se realizan varias probetas de color con diferente número de manos. Con ello, se obtienen diferentes intensidades del color dependiendo del número del grosor que se apliquen, lo que ayudará al pintor a escoger la más aproximada al color original.

Como norma general, basta con realizar tres o cuatro probetas, teniendo en cuenta que todas ellas se deben realizar sobre una misma capa que si debe ir a prácticamente cubrición siempre siguiendo las indicaciones de la ficha técnica. Tras el proceso de aplicación de las mismas, el resultado obtenido es el siguiente:

  • Probeta 1. Bicapa + Una mano barniz coloreado
  • Probeta 2. Bicapa + Dos manos barniz coloreado
  • Probeta 3. Bicapa + Tres manos barniz coloreado.
  • Probeta 4. Bicapa + Cuatro manos barniz coloreado

Paso 5:

Comprobar las probetas de color sobre la zona anexa a la de aplicación del color. Para ello, es aconsejable efectuar la comprobación con instrumentos de luz que proyectan luz diurna y asegurarse de que la superficie está en buenas condiciones para comprobar el color.

Paso 6

El color se debe aplicar de forma estricta siguiendo al pie de la letra las indicaciones del fabricante, con el objetivo de no distorsionar el efecto de este color. En el caso de llevar a cabo un difuminado del mismo, es importante tener en cuenta estas precauciones:

  • Aplicar aditivos transparentes humectantes de la superficie específicos para realizar difuminados (blenders), como el o Color Blend para Blucrom, a fin de generar una capa mojada sobre la que se depositen y orienten correctamente las partículas metálicas.
  • Realizar el difuminado de la pintura mediante una correcta técnica de difuminado, y aprovechando todo el espacio de la pieza. De esta manera, se reduce la pulverización y la aparición de aureolas.
  • Tras la aplicación del color, y antes de barnizar, asegurarse de que las partículas quedan bien orientadas.

Paso 7:

Aplicar el barniz según las indicaciones del fabricante. En el caso del color rojo de Mazda “Soul Red Crystal”, se recomienda utilizar siempre que se pueda un barniz rápido, diluyéndolo el 10% por encima respecto al valor que se usa normalmente. Además, se le debe añadir la cantidad de tinte especificada en la formulación para conseguir el efecto candy deseado.

Tras realizar la mezcla, aplicar el número de manos necesarias (lo sabremos gracias a las probetas del paso 4), aumentando el tiempo de evaporación entre ellas. En los casos en los que se ha difuminado la pintura y el barniz tintado, se tendrán que aplicar dos manos de barniz sin tintar, utilizándolo a modo de Color Blend, para lograr la correcta integración de la pintura.

Finalmente, se deja un tiempo de evaporación de entre 20 y 30 minutos antes de aplicar una última mano de barniz sin tintar que incrementa la profundidad del color y aumenta la protección.

Lo más / Chapa y Pintura

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña