Chapa y pintura | Ceuta: ¿Qué hay detrás de los incendios de coches?

Desguaces ilegales, principales beneficiados de un problema que está creciendo.

Ceuta
Ceuta

El incremento de los incendios en vehículos abandonados en Ceuta ha generado alarma social y preocupación en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Por ello, la Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC) ha publicado un comunicado en el diario local El Faro de Ceuta para explicar el origen de este fenómeno y señalar a un sector claramente implicado en él: los desguaces ilegales.

La AEGC señala que “los incendios son un negocio muy rentable para los propietarios de los coches y para los dueños de los desguaces ilegales que hay en nuestra ciudad”. Se trata de un negocio “que cuesta dinero a los contribuyentes, da una imagen pésima de la ciudad y pone de manifiesto la incapacidad y la desgana de combatir determinados delitos, porque nos hemos acostumbrado a convivir con ellos”.

DESGUACES AMBULANTES

La Guardia Civil señala que en la ciudad autónoma existen chatarreros ambulantes que “en plena calle se dedican a desguazar y meter las piezas de estos vehículos en su coche para trasladarlas a Marruecos”. La asociación insiste en que “es absurdo pensar que no se puede acabar con un fenómeno que causa inseguridad ciudadana y provoca las salidas continuas de equipos de bomberos, que son apedreados para que la fiesta sea completa”.

En su comunicado, la Guardia Civil pone el acento en uno de los grandes focos del problema: que sea más rentable dejar el coche abandonado (y fomentar que “se incendie”) a llevarlo a un desguace legal. “Muchos de estos vehículos son de ciudadanos que no pueden entrar en Marruecos, al tener otro vehículo en ese país, aunque otros vienen con la intención de abandonarlos y cobrar el seguro, al denunciar el robo en sus países de origen”, añade.

Recientemente, El Faro de Ceuta informaba sobre una avalancha de personas en la frontera con Marruecos entre la cual había individuos que cruzaban con carretillas repletas de piezas de vehículos. “¿Carretillas repletas de piezas? ¿Quiénes son sus propietarios, a que vehículos pertenecen? Nadie lo sabe”, recalca la AEGC. Lo mismo ocurre con las furgonetas de chatarra que parten hacia Marruecos con piezas de automóvil.

La Guardia Civil recuerda que para dar de baja un vehículo se necesita un certificado de entrega en un desguace legal o una denuncia por robo. En opinión de la asociación, para acabar con los desguaces ilegales “precintar sería el primer paso. Después, se debe comprobar si existen vehículos y género robado y, por supuesto, trasladar vehículos y piezas a desguaces municipales para reciclaje, cuyo gasto debería sufragar los dueños de los desguaces ilegales”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña