Refinish LAB

| Cómo reparar los faros de un vehículo | -

La reparación de los faros de un vehículo es un trabajo habitual en los talleres de chapa y pintura
La reparación de los faros de un vehículo es un trabajo habitual en los talleres de chapa y pintura

Los faros de un coche son uno de los elementos que están sometidos a un mayor desgaste dentro de la carrocería de un vehículo. Las inclemencias metereológicas, así como pequeños impactos mecánicos (gravilla, rayaduras, etc) son factores que contribuyen a su progresiva degradación.

Es esta la principal razón por la que la reparación de faros es un tipo de trabajo frecuente en el taller de chapa y pintura. Por ello, desde BESA LAB, el blog para el profesional del refinish y de la pintura industrial, hemos desarrollado un post que recoge todos los pasos y técnicas a realizar durante un proceso eficiente de reparación de las ópticas de un vehículo.

Cabe apuntar que si la superficie de los faros tiene desperfectos de mayor grado, el pulido no será suficiente. En estos casos, deberemos reparar las ópticas desde cero. Veámos cómo proceder.

En primer lugar, vamos a proteger con cinta americana todas las zonas adyacentes que no intervienen en la reparación. Desengrasamos el faro con un desengrasante especial para plásticos.

Posteriormente, debemos lijar los faros con un papel abrasivo P600. Este proceso de lijado se puede hacer tanto de forma manual como con máquina roto orbital. Tras el lijado, volvemos a limpiar y desengrasar la óptica, asegurándonos de haber eliminado todos los daños superficiales.

El siguiente paso será utilizar una lija P800 para afinar el lijado superficial. Enmascaramos con cinta de carrocero y cinta más plástico todas las piezas adyacentes a los faros, desengrasando de nuevo toda la superficie de la óptica con una bayeta en buen estado.

Por último, barnizamos los faros. Para ello, utilizamos un barniz en spray de 2 componentes, un tipo de barniz que nos aporta un excelente brillo, nivelación, transparencia y rápido secado.

Aplicamos el barniz de forma regular y homogénea sobre toda la superficie del faro, respetando en todo momento las indicaciones de su ficha técnica en relación al proceso de catalización y tiempos de secado.

Una vez se haya secado la capa de barniz final, obtendremos como resultado unos faros que habrán adquirido de nuevo su brillo y transparencia original.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña