Reparación | Qué elementos deben revisarse en el coche con las bajas temperaturas

Presión de los neumáticos, frenos o batería son algunos de los aspectos que no deben descuidarse en invierno.

Los profesionales recomiendan hacer revisiones en invierno para detectar posibles problemas. Los profesionales recomiendan hacer revisiones en invierno para detectar posibles problemas.
Los profesionales recomiendan hacer revisiones en invierno para detectar posibles problemas.

Las bajas temperaturas y las heladas que se están repitiendo este invierno pueden ser un factor que provoque graves consecuencias en los coches. En caso de que los vehículos pasen la noche en la calle soportando estas inclemencias meteorológicas, estos problemas pueden agravarse.

El frío puede provocar que no solo amortiguadores, frenos y baterías puedan sufrir averías. Hay otras partes de los automóviles que también puede tener problemas, tal y como indica El País en un artículo donde señala que los limpiaparabrisas son unos de los primeros afectados por la escarcha o el hielo, ya que con temperaturas bajo cero el agua de este dispositivo puede congelarse.

Además, los profesionales recomiendan a los conductores que usen una rasqueta o producto anticongelante para quitar el hielo antes de activar el sistema y asegurarse de que las escobillas no están pegadas al cristal.

En cuanto a otros líquidos específicos, como el aceite o el refrigerante, pueden volverse más viscosos, untuosos o congelarse. Por ello, es recomendable esperar unos minutos antes de arrancar el coche, para que todos los líquidos tengan sus valores adecuados.

Los neumáticos son otros de los afectados, ya que si el coche no cuenta con cubiertas de invierno, con las bajas temperaturas se pueden producir pérdidas de presión y someter a las ruedas a un desgaste innecesario.

Tampoco hay que olvidarse de un clásico de los fríos intensos: las baterías descargadas. Estas pierden potencia, llegando incluso a dificultar el arranque. En el caso de los vehículos eléctricos, añade el citado medio, la duración de su batería puede reducirse a la mitad por la fricción interna provocada por un mayor espesor del aceite de transmisión.

A estas circunstancias se añade el que los conductores puedan encontrarse que la cerradura se haya congelado o que los sellos de las puertas hayan perdido elasticidad.

Por otro lado, los profesionales recomiendan revisar los coches en esta época del año para detectar posible problemas con elementos como los frenos, que deben estar en condiciones perfectas, así como las luces, sobre todo los faros antiniebla, muy útiles en esta época del año.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña