Reparación | Qué descuidos hacen ir a los usuarios al taller

Equivocarse de combustible al repostar, un exceso o falta de aceite, o no poner líquido refrigerante son algunos de ellos.

La falta de atención de los usuarios provoca una serie de averías habituales en los coches La falta de atención de los usuarios provoca una serie de averías habituales en los coches
La falta de atención de los usuarios provoca una serie de averías habituales en los coches

En muchas ocasiones, los dueños de los vehículos no tienen el cuidado necesario en ciertas rutinas con sus coches, lo que provoca que, con frecuencia, acudan al taller mecánico con una serie de problemas, más o menos recurrentes.

Autingo ha realizado una recopilación de los descuidos más habituales de los usuarios. Entre ellos se encuentra la correa de distribución, pieza clave para el correcto funcionamiento del automóvil, tal y como publica La Vanguardia, que requiere un adecuado mantenimiento y cambiarla cada 80.000 o 120.000 km o cada cinco años, según el coche, su uso y el ambiente en el que se mueve. Su coste está alrededor de los 380 euros.

Asimismo, es habitual que los clientes acudan a los centros de reparación por repostar con el combustible equivocado. Repararlo puede oscilar entre los 200 y los 2.500 euros al requerir un cambio de camisas, pistones y bielas, entre otros.

El aceite es uno de los elementos que hay que vigilar asiduamente. Sin embargo, no es bueno añadir un exceso de este líquido al vehículo, ya que puede salpicar los cilindros y quemar más aceite de lo normal e, incluso, alcanzar la cámara de combustión.

En el caso de que se detecte a tiempo, la solución es sencilla y únicamente requiere vaciar el exceso de aceite, lo que supone unos 40 euros. En cambio, si ha afectado a piezas importantes la reparación puede alcanzar los 1.500 euros, según señala el informe.

En el lado opuesto se encuentra quedarse sin aceite, lo que puede suponer que piezas fundamentales pierdan su lubricación y el motor se gripe. El coste de un cambio de aceite supone 75 euros, dependiendo del coche, mientras que una reparación por falta de él puede ascender a los 3.500 euros.

Asimismo, el líquido refrigerante es otro de los elementos básicos del coche, haciendo que este no se sobrecaliente y proteja de las bajas temperaturas si es anticongelante. Rellenar el depósito de este líquido cuesta unos 70 euros, pero si nos quedamos sin él, puede provocar averías que llegan a los 3.000 euros.

Por último, aunque menos habitual, es el hecho de que entre agua en el depósito de combustible por no haber cerrado bien la tapa superior de combustible o durante el último repostaje.

Esto puede provocar la oxidación del depósito, daños en el filtro e inyectores de combustible o problemas en el pivote del inyector. Reparar estas consecuencias supone entre los 200 euros, por el vaciado y limpieza, y los 3000 euros, por la reparación.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña