Reparación | Detenido el dueño de un taller por usar a sus trabajadoras como reclamo

Sus administrativas eran obligadas a vestir de una forma insinuante para atraer clientes.

Los agentes también han podido confirmar que se facturaban trabajos que no se hacían. Los agentes también han podido confirmar que se facturaban trabajos que no se hacían.
Los agentes también han podido confirmar que se facturaban trabajos que no se hacían.

La Policía Nacional ha detenido en Palma de Mallorca a un hombre de nacionalidad argentina como presunto autor de delitos contra los derechos de los trabajadores de un taller mecánico, donde las trabajadoras, contratadas como administrativas, eran obligadas a vestir de una forma insinuante que nada tenía que ver con la actividad del local.

La Jefatura Superior de Baleares explica que, en un principio, la publicidad del negocio hizo pensar que se trataba de un club de alterne ("Por la compra de cuatro neumáticos sea cual sea el sexo, llévate gratis una revisión general").

Sin embargo, pudieron comprobar in situ que era un “reclamo publicitario y una utilización vejatoria y humillante de la imagen de la mujer”.

Las investigaciones de los agentes de la UCRIF (Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales) permitieron confirmar que pese a que en los contratos se especificaban jornadas de cuatro horas, los asalariados estaban más de diez y doce horas en el taller, a veces sin descanso, a disposición del dueño, con el negocio abierto las 24 horas.

Los trabajadores declararon a la policía que trabajaban bajo condiciones despóticas, sin vacaciones, horas extraordinarias ni pagadas ni compensadas con días libres e inexistencia de muchas de las normas de seguridad contempladas en la normativa de prevención de riesgos laborales.

Las víctimas afirmaron que eran frecuentes los pagos en B y realizar contratos después de llevar tiempo trabajando, ante la insistencia de los trabajadores y por el mínimo de horas.

Por otro lado, los agentes también han podido confirmar que se facturaban trabajos que no se hacían o que se llevaban a cabo sustituyendo piezas del vehículo averiado por otras de desguace cobradas como nuevas, en la mayoría de los casos sin facturas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña