Izaskun Imaz y Camino del Amo

| La imagen de tu taller es importante | -

Además de calidad en el servicio, la imagen del taller es fundamental para que un negocio crezca Además de calidad en el servicio, la imagen del taller es fundamental para que un negocio crezca
Además de calidad en el servicio, la imagen del taller es fundamental para que un negocio crezca

En éste ir y venir a visitaros a vuestros talleres, tanto a nivel profesional como consultora de bilstein group presentándoos nuestras marcas: febi, SWAG y Blue Print, como a nivel personal, cuando os tengo que llevar mi coche a reparar, me he encontrado talleres de todo tipo. He sentido la necesidad de recordaros lo importante que es tener una buena imagen de vuestro negocio, ¡vuestro taller!

Parece que lo más importante es lo buen mecánico que seas, la buena calidad de vuestros recambios (como la que tienen las marcas de bilstein group), el trato con el cliente, la rapidez en la reparación, etc. Y sí, todo eso es básico. Sin embargo, en algunas ocasiones descuidamos la imagen de nuestro taller, si bien, cada vez más talleres si lo tienen en cuenta, otros no, por eso, quiero recalcar la importancia que tiene.

¿Por qué es tan importante la imagen del taller? Porque:

Transmite: La imagen de vuestro taller dice mucho de él y dice mucho de vosotros mismos también: lo que sois, lo que hacéis y lo que queréis.

Comunica al cliente: La imagen es una forma más de comunicación con tu cliente e influye directamente en sus decisiones.

Diferencia: Es un elemento diferenciador con respecto a tu competencia.

Te hace crecer: Una buena imagen es básica, hoy en día, para un taller que quiere crecer. En un principio se pueden tener clientes porque os conocen a nivel personal y profesional o porque les han hablado bien de vuestro trabajo. Pero si la idea es ganar nuevos clientes, es crucial tener una buena imagen, ya que ellos se dejarán llevar en gran medida por lo que ven, ya que no os conocen.

Confianza: Si el cliente percibe que cuidáis vuestro negocio, asumirá, del mismo modo, que su coche también lo cuidaréis, es decir, que está en buenas manos. Un taller descuidado transmite todo lo contrario.

Para todo ello, es básico: la limpieza (no porque sea un taller ha de estar sucio) y el orden (aceites, recambios, herramientas, maquinaria…, todo bien ordenado y clasificado), tanto a nivel de taller, como la sala de espera y la recepción. Si a esto, le añadimos una mano de pintura, un logotipo, un vestuario o uniformidad, podemos conseguir tener un taller con una imagen impecable, que entre por los ojos.

Además de calidad, rapidez y trato, deberéis tener en cuenta la imagen para que vuestro negocio crezca.

Sobre el autor

Consultoras comerciales en bilstein group

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña