Carlos Hernandez bravo

| La calidad, una herramienta esencial | -

La calidad, una herramienta esencial La calidad, una herramienta esencial
La calidad, una herramienta esencial

En todos los talleres nos gusta hablar de la rentabilidad que somos capaces de sacar de nuestras instalaciones, de la productividad de los operarios y presumir de la gran calidad que ofrecemos.

El problema llega cuando pretendemos que la calidad sea excelente y la productividad aumente en carrocería debido a la bajada en las entradas a la sección de mecánica. Unido al desplome de las ventas, que fue durante años el mayor ingreso de los concesionarios.

Esto está obligando a quebrarnos la cabeza para que seamos capaces de explotar la sección de carrocería al máximo.

Como es normal nadie quiere perder dinero, y la rentabilidad de unas grandes instalaciones cada vez es más complicada.

El descuento en las piezas, las ofertas en mano de obra o el tira y afloja de las aseguradoras, están ahogando cada vez a los talleres.

Por eso, me empeño en defender cada día más la importancia de dar calidad y, sobre todo, en hacérsela ver al cliente, si queremos que éste, que siempre ha venido a nosotros, siga confiando en nuestras instalaciones. Estamos obligados a enseñarle lo bien que hemos tratado su vehículo desde que él salió por la puerta del taller.

Y, por supuesto, la formación es fundamental. Hoy en día, todas las marcas tienen una amplia gama de productos que los operarios productivos y los responsables deberían conocer a la perfección. Seguro que nuestra marca dispone de técnicos-comerciales lo suficientemente cualificados para dar esa formación.

Yo no sé si en unos años habrá mercado para todos (deseo que sí, aunque auguran que no), pero desde luego sí estoy seguro de que al final aquellos que se hayan centrado en dar la máxima calidad posible, sabiendo tratar a sus clientes, esos talleres seguirán con el rótulo sobre sus puertas.

Sobre el autor

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña