Reparación | Cómo funciona el proceso 'Fix it Right' en los talleres Toyota

La enseña subraya la importancia de la figura del asesor técnico, que evalúa junto con el cliente la incidencia.

El proceso FIR evita la sustitución o ajuste de elementos incensarios, según Toyota
El proceso FIR evita la sustitución o ajuste de elementos incensarios, según Toyota

´Fix it Right´ (Repara bien) es el nombre del proyecto de los talleres de la compañía Toyota, cuyo objetivo, señala la firma, es “establecer el mejor protocolo de diagnosis en el menor tiempo posible y ajustado al mínimo coste”.

En este proceso, la enseña subraya la importancia de la figura del asesor técnico que, con un alto conocimiento del producto y herramientas de diagnosis Toyota y con información interna de alto grado (Master Technician), evalúa junto con el cliente la incidencia a solucionar, apunta la empresa.

De esta forma, la enseña explica que el asesor adquiere un conocimiento directo sobre la incidencia a solucionar, llegando incluso a realizar una prueba dinámica junto con el cliente si es necesario. Así, añade, se evitan pérdidas de información y que esta sea más precisa para un mejor diagnóstico.

Para ejemplificar de forma más clara este proceso, Toyota explica un caso en el que un coche que circula entre 100 y 120 km/h sufre una vibración anormal. Tras solicitar la cita pertinente por teléfono, el asesor, de acuerdo con lo expuesto por el propietario, decide si se necesita la intervención del técnico.

A continuación, se recepciona el vehículo y se abre la orden de reparación, realizando una prueba dinámica conjuntamente para valorar el nivel de vibración y las condiciones en las que aparece la incidencia.

Para ello, se utiliza la herramientas de diagnosis Toyota (TD3) instaladas en el vehículo, con la que se comprueba de dónde proviene la incidencia. Además, mediante un acelerómetro en el equipo de diagnosis se miden todas las vibraciones de la carrocería y se graban todos los datos recogidos. Gracias a este sistema, se analizan los datos durante la prueba dinámica.

La firma apunta que el software del equipo incorpora todas las relaciones de transmisión de los modelos Toyota y es capaz de leer la frecuencia de vibración de la carrocería, dependiendo de la marcha que tenga el vehículo engranada en cada momento, para determinar qué elemento produce la anomalía.

En este caso, se concluye que la frecuencia de la vibración anormal tiene su origen en el árbol de trasmisión del vehículo, que se inspecciona visualmente para hallar piezas desajustadas o con daños externos.

Tras ello, se efectúa una limpieza a fondo de los restos de barro adheridos al árbol de trasmisión y se realiza una prueba dinámica para determinar si la incidencia ha quedado solucionada.

Finalmente, el asesor técnico confirma al cliente que se ha solucionado la vibración, explicando las causas y le detalla la factura. Por otro lado, Toyota subraya que con el proceso FIR, se evita la sustitución o ajuste de otros elementos del vehículo incensarios.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña