Reparación | Detección de las averías más frecuentes del colector de admisión

Ruidos, carbonilla o paradas del motor son algunos de los signos más frecuentes.

Colector de admisión de Jaguar
Colector de admisión de Jaguar

Cuando el colector de admisión se encuentra obstruido o muy sucio, o cuando hay fugas en el sistema de admisión, el rendimiento del motor pierde eficiencia. Los síntomas más habituales de avería en el colector de admisión pueden resumirse en cinco, recopilados por Ro-Des, la Red Operativa de Desguaces Españoles:

  • Ruidos intermitentes al ralentí. Si el colector de admisión está muy sucio u obstruido, el sonido suave y continuo propio del ralentí se convierte en un ruido intermitente. Esto se debe a la falta de fluidez entre la mezcla de aire y el combustible, debido a que el filtro de aire no puede retener las partículas más finas y estas se adhieren al colector de admisión,  impidiendo un flujo adecuado en la cámara de combustión.
  • Paradas del motor. Uno de los indicios más frecuentes que alertan del mal estado del colector de admisión son las continuas paradas del motor cuando se levanta el pie del acelerador. Sucede porque la excesiva suciedad impide que la mezcla de combustible y aire penetre en los compartimentos de motor. Así, al carecer de un flujo constante de mezcla, el motor deja de funcionar. 
  • Carraspeo en el motor. Esa insuficiencia de mezcla hace que lleguen menos combustible y aire a los cilindros, por lo que el motor carraspeará, perderá eficiencia y aumentará el consumo.
  • Fallos en los cilindros. Cuando la suciedad y los residuos acumulados en el colector obstruyen la entrada de aire por alguno de los cilindros, este deja de funcionar y el motor compensará su pérdida. Como el motor continúa funcionando, es difícil de advertir si no es identificando el ruido que que denota problemas en un cilindro.
  • Carbonilla en el sistema de admisión. La acumulación de carbonilla en el colector de admisión es muy frecuente. Se produce cuando el aire caliente oxida progresivamente la mezcla de combustible, creando un residuo gomoso dentro de los tubos del colector de admisión. Esta carbonilla puede adherirse a cualquier elemento del motor: inyectores, cilindros, pistones o cualquier rincón del propio colector.

Cursos de Academia Infotaller

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña