Reparación | Los talleres en la nueva normalidad: más averías y revisiones tras el fin del confinamiento

Autodata ofrece una serie de pautas de revisión y mantenimiento, ante la previsión de que se produzcan menos viajes al extranjero en vacaciones y más desplazamientos largos en automóvil por el país.

Icon2_Mini-680x375
Neumáticos, batería, frenos, aceite y suspensión son parte de los elementos que conviene revisar

Ante la certeza de que este año saldremos menos al extranjero y se viajará más por el país, Autodata asegura que el ritmo de revisiones en los talleres crecerá, así como las probabilidades de averías, ya que los automóviles volverán a la carretera por primera vez en recorridos largos. Por ello, antes de iniciarlo, aconseja acudir al taller para revisar neumáticos, batería, frenos, aceite motor, suspensión y aire acondicionado, entre otras.

Para ello Keith Darby, jefe de producto de Autodata, recomienda el empleo de “Síntesis de revisión”, interfaz que permite a los técnicos y al personal de atención al cliente conocer de inmediato las revisiones recomendadas en el momento y las que deberán hacerse en el futuro. Darby explica que “si un cliente quiere preparar su vehículo para un viaje por carretera, compruebe qué revisión se debería haber hecho durante el año anterior y considere ofrecerle las siguientes revisiones para asegurarse de que el vehículo esté preparado para el viaje. Es una situación que beneficia a todos”.

Los puntos clave

Varios son los puntos clave que Autodata aconseja cuidar cuando el vehículo entra en el taller. El primero es el neumático, que puede estar dañado por haberse mantenido demasiado tiempo inmóvil, ya que la presión constante sobre un mismo ángulo lo deforma, lo que provocará vibraciones, un manejo inconsistente e incluso pinchazos. Dentro de los neumáticos, se encuentran los sensores del sistema de supervisión de presión de neumáticos, que se actualizan de forma inalámbrica. No son infalibles y pueden activarse al pasar por un bache o como medida de seguridad en carretera. A menudo, la luz del indicador del sistema de supervisión de presión puede restablecerse si se conduce a 80 km/h durante 10 minutos. También es posible hacerlo desconectando la batería, colocando la llave de arranque en posición de encendido y utilizando el claxon, lo que hará que se descargue la energía remanente en el circuito del vehículo. A continuación, se vuelve a conectar la batería, se inflan los neumáticos a 0,2 bar (3 PSI) más de lo correspondiente y se desinflan por completo. Finalmente, se vuelven a inflar con la presión indicada, lo que debería forzar la actualización de los sensores.

Cuando aparezca una luz de advertencia persistente del sistema de supervisión de presión de neumáticos, es aconsejable asegurarse de que el neumático de repuesto que hay dentro o debajo del maletero también se ha inflado de nuevo.

Frenos, aceite y aire

Las pinzas y pastillas de freno gripadas pueden suponer un problema grave para los vehículos que se quedan al aire libre, bajo la humedad, durante un período de tiempo prolongado. La inspección de los frenos para detectar fallos debe ser parte de toda revisión después de un tiempo de inactividad.

También el aceite de motor deber revisarse, ya que los vehículos que han permanecido mucho tiempo parados pueden tener filtraciones de aceite. Estas fugas pueden dañar los sellos alrededor de las válvulas de vástago y el cigüeñal, lo cual es especialmente importante en los motores diésel. Si no se ha realizado el cambio de aceite correspondiente, es conveniente incluirlo en las sugerencias de revisión.

En cuanto al aire acondicionado, el taller debe ofrecer a los clientes la opción de regeneración. Aunque la demanda de información es mayor en los meses de verano, los vehículos que no se han utilizado durante un largo período de tiempo pueden acumular humedad. Además de provocar un olor mohoso desagradable, puede dañar el sistema, ya que corroe las válvulas y los sellos de goma.

Limpias, suspensión y batería

En muchos países, las escobillas del limpiaparabrisas delantero deben estar en buenas condiciones para pasar la ITV; es decir, que deben dejar el parabrisas limpio para que el conductor vea claramente la carretera. Las temperaturas frías degradan la parte de goma de la escobilla, la cual se debe reemplazar una vez al año como mínimo. Debido a esto, los limpiaparabrisas serán una venta sencilla durante las revisiones posteriores al confinamiento.

La supresión de las reparaciones no esenciales de carreteras en algunos países durante el confinamiento y el fin del invierno hacen aconsejables revisar la suspensión. El agua se congela en las grietas de la carretera, se expande y se forman baches que pueden dañar la suspensión y desalinear las ruedas.

Si el cliente está planificando un viaje largo por carretera después de no haber utilizado el vehículo durante meses, el profesional debe considerar ofrecer una batería nueva. Puede resultar conveniente utilizar arrancadores de uso común para dar marcha a un vehículo que no se utiliza con frecuencia, pero, a largo plazo, pueden dañar la batería. Las temperaturas bajas también pueden dañar la vida útil de la batería. Los vehículos son cada vez más complejos, y con tantos sistemas eléctricos, sucede lo mismo con la desconexión y conexión de la batería.

Asegura el director general de Autodata, Chris Wright, que durante el confinamiento, su empresa “se ha estado esforzando para garantizar que nuestro producto esté lo más actualizado posible”. Por ello, afirma que la solución de aplicación de taller en línea de la empresa está actualizada “con la última información de reparación del fabricante, para reflejar datos reales sobre la velocidad en la que se desgastan las partes y los problemas que pueden presentarse”.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña