Neumáticos | Seis comprobaciones necesarias antes de montar un neumático de ocasión

Es fundamental que el cliente conozca las ventajas e inconvenientes de esta práctica.

Las investigaciones empezaron después de la denuncia de un taller de neumáticos
Neumáticos

Por motivos de ahorro económico, en ocasiones los clientes solicitan al taller que les monte neumáticos de ocasión (que han estado montados en otro vehículo y se han sustituido por diferentes motivos). Loctite señala en su blog qué cuestiones debe tener en cuenta el taller a la hora de ofrecerlos.

Mayor riesgo de accidente: según datos de la DGT, aproximadamente el 60% de los accidentes de tráfico están relacionados con el estado de los neumáticos, y hay más de 2 millones de neumáticos de segunda mano en circulación en el mercado español. Se considera que el riesgo de accidente al montar neumáticos de ocasión siempre es mayor que al usar unos nuevos.

Consentimiento expreso del cliente: el taller debe tener en cuenta que no puede montar piezas usadas si no es con el expreso consentimiento del cliente. Así, debe ser este quien lo demande o autorice. Además, los neumáticos usados se deben marcar de manera visible para que el cliente pueda identificarlos.

Comprobar su vida útil: siempre se debe comprobar que cumplen con la normativa, la cual establece una hendidura mínima del dibujo de 1,6 mm. También se deben realizar las pruebas pertinentes para detectar si presenta deformaciones en la banda de rodadura, si tiene hernias, si ha cristalizado, si el talón está en buen estado, si es estanco y no tiene fugas de aire, etc.

Comprobar que no han sido reparados: el taller debe valorar si el neumático ha sufrido algún tipo de reparación. Si es así, los fabricantes de neumáticos no se hacen responsables de las consecuencias que puedan derivarse.

Conocer la fecha de fabricación: como referencia para conocer su antigüedad y la posibilidad de que haya cristalizado. A pesar de que no hay ninguna normativa que regule la caducidad de un neumático, los neumáticos envejecen y los compuestos van perdiendo sus cualidades. Algunos fabricantes estipulan que si un neumático nuevo ha estado almacenado durante 5 años debe retirarse de la venta.

Avisar al cliente de una menor vida útil: en todo momento el cliente debe ser consciente de que tendrán una vida útil más corta que los neumáticos nuevos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña