Electromecánica | ¿Válvula EGR averiada o atascada? Paso a paso para su sustitución

Ajusa indica que si la válvula EGR del vehículo da un fallo, lo primero que debe hacerse es identificar si está averiada o atascada.

Ajusa, el proveedor de componentes español, ha anunciado que su canal de Youtube va a incluir en 2021 nuevos videos y reparaciones que sirvan a los profesionales del taller en su día a día. Y en una primera entrega explica de manera detallada la forma de identificar el fallo de la válvula EGR, si se trata de una válvula averiada o atascada, y puede observarse cómo el experto de Ajusa lo repara paso a paso.

Probablemente, si está atascada sólo habrá que limpiar la válvula EGR. Sin embargo, si la causa es avería, lo más seguro es que haya que sustituirla. El motor elegido para este video es el de un Volkswagen Golf.

Antes de comenzar, conviene saber que la válvula EGR es una parte esencial del sistema de anticontaminación del motor, especialmente en los coches  diésel. Las siglas EGR corresponden a Exhaust Gas Recirculation y su función es recircular los gases de escape hacia la admisión. Esta acción reduce la temperatura de la cámara de combustión y la proporción de oxígeno en la mezcla, lo que ayuda a reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno, uno de los contaminantes más dañinos emitidos por los motores de combustión interna.

Por normativa europea, desde 1996 la deben llevar todos los coches, tanto diésel como gasolina. Existen varios factores que pueden provocar averías en la válvula EGR, pero la más habitual es que se obstruya por acumulación de carbonilla y residuos de la combustión.

Entre los síntomas que indican obstrucción o averías de la válvula EGR, el más obvio es la luz de advertencia en el salpicadero del vehículo o un testigo de avería en el sistema de control de emisiones. Asimismo, uno de los principales síntomas es que el coche emite más humo negro de lo normal. Indica también Ajusa un aumento en el consumo de combustible y la pérdida de potencia del motor y un arranque difícil del vehículo.

El principal factor que afecta al funcionamiento de la válvula EGR es el estilo de conducción y el uso que se le da al vehículo. Hacer recorridos cortos por la ciudad o conducir a bajas revoluciones y marchas altas genera problemas en la EGR. En este sentido, la Red Operativa de Desguaces Españoles (Ro-Des) explica que para prevenir que la suciedad alcance niveles que provoquen averías en la válvula EGR, lo mejor es subir las revoluciones del motor en velocidades cortas, con el motor en caliente, para ayudarle a expulsar la carbonilla. Por ejemplo, reducir puntualmente una marcha en trayectos largos ayuda a limpiar parte de la carbonilla que ya está acumulada y evita que se acumule más.

La solución pasa por desmontarla y limpiarla. En muchos casos, cuando la obstrucción es muy grande, será inevitable reemplazar la válvula EGR por una nueva. Se trata de una de las averías más frecuentes y costosas.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña