Electromecánica | Por qué se debe cambiar a la vez la bomba de agua y la correa de distribución

Industrias Dolz afirma que aunando la sustitución de ambos sistemas se mejora tanto la calidad como la seguridad del proceso.

Los fabricantes recomiendan realizar el cambio de ambos sistemas en una misma reparación
Los fabricantes recomiendan realizar el cambio de ambos sistemas en una misma reparación

El cambio de la bomba de agua o de la correa de distribución son dos de las operaciones más habituales en un taller mecánico. Aunque hasta ahora estas sustituciones se hacían por separado cuando algún componente fallaba, en la actualidad los fabricantes recomiendan realizar el cambio de ambos en una misma reparación.

Con ello, explican desde Industrias Dolz, se ahorra en mano de obra, se reducen las visitas al taller y se mejora tanto la calidad como la seguridad de la intervención.

Asimismo, los fabricantes de vehículos prevén en el libro de mantenimiento de cada modelo los intervalos de sustitución de la correa de distribución, momento en el que los profesionales del centro de mecánica deben recomendar al cliente la sustitución de la bomba de agua, pues será beneficioso para el motor del vehículo y para su bolsillo.

Por otro lado, teniendo en cuenta que el parque móvil español tiene una media de edad de doce años, es habitual que los automóviles superen los 240.000 kilómetros antes de ser reemplazados, por lo que deberá sustituirse dos veces la bomba de agua y otras dos la correa de distribución.

Pero ¿por qué resulta beneficioso también para el taller hacer la sustitución de estos dos elementos a la vez? Dolz indica que realizar esta reparación en una única intervención favorece el acoplamiento óptimo de los componentes, evitando su envejecimiento prematuro y un posible daño en el rodamiento de la bomba, además de fallos por el desmontaje y montaje de la pieza no sustituida.

A esto hay que añadir que se optimiza la calidad y seguridad de la operación porque, al cambiarse de forma conjunta, las piezas se acoplan mejor entre sí y los rodamientos de la bomba no se debilitan tan fácilmente y, por lo tanto, los riesgos se minimizan.

Asimismo, antes de montar una bomba de agua o un nuevo kit de distribución, esta firma aconseja asegurarse de que se tienen todas las herramientas necesarias para dicho montaje para no dañar los componentes y seguir las especificaciones de la marca del vehículo en cuanto a pares de apriete y tensión de la correa.

No obstante, a veces, la sustitución de la correa de distribución puede provocar una avería en la bomba de agua. “Si se tensa demasiado, provocará un esfuerzo extra en el giro de tal forma que el eje de la bomba, poco a poco, irá cediendo provocando una fuga de líquido e, incluso, produciendo rozaduras en las palas de la hélice”, comenta Javier Vicent, responsable de marketing de Industrias Dolz.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña