Concesionarios | Anfac alerta de los peligros ante una subida de impuestos al diésel

La patronal rechaza que se justifique una mayor presión fiscal sobre el diésel por cuestiones medioambientales.

El sector no puede soportar un aumento adicional de 2.100 millones de carga fiscal
El sector no puede soportar un aumento adicional de 2.100 millones de carga fiscal, según la patronal

La asociación Anfac ha solicitado al Gobierno un espacio de diálogo con los sectores implicados en la subida de impuestos al diésel y un acercamiento amplio que valore medidas alternativas.

Además, la organización apunta la necesidad de que se aborden los problemas del parque automovilístico en su conjunto, ya que, según apunta, el sector no puede soportar un aumento adicional de 2.100 millones de carga fiscal.

Esta petición se produce tras el anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez de acometer cambios en materia de fiscalidad medioambiental que podrían conllevar una subida del precio del gasóleo, pudiendo equipararse este al de la gasolina.

La patronal rechaza que se justifique una mayor presión fiscal sobre el diésel por cuestiones medioambientales, ya que los modelos nuevos, que ya cumplen con la normativa Euro 6, tienen muy poca diferencia en emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas respecto a un vehículo de gasolina, así como muy bajas emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Asimismo, los empresarios alertan de las implicaciones que esta subida puede tener sobre la industria de la automoción, el medio ambiente y sectores como el transporte, y añade que dicha subida redundará en una reducción "drástica" de la cuota de mercado en España de este tipo de vehículos, lo que impacta de manera "importante" en las previsiones de producción de las fábricas nacionales.

Desde Anfac recuerdan que el resto de países de la Unión Europea, con la excepción de Reino Unido, gravan al diésel con un impuesto inferior al de la gasolina. En España, los vehículos diésel tienen una cuota de producción del 42%.

"Esta previsible drástica reducción de cuota no va a suponer una mejora de la cuota de mercado de vehículo alternativo. Estos necesitan políticas específicas para incrementar su demanda que no tiene nada que ver con un aumento de la fiscalidad de los combustibles", justifica.

Anfac asegura que el sector de la automoción ya soporta una fuerte presión fiscal. En 2017, las arcas públicas ingresaron del sector del automóvil 28.000 millones de euros en impuestos y tasas. "El sector no está preparado para soportar 2.100 millones de euros adicionales. Esta presión puede suponer un freno a la renovación del parque, con el consiguiente efecto negativo sobre el medio ambiente y la seguridad vial", agrega.

Por otro lado, la organización indica que el objetivo hacia una transición ecológica en el sector del automóvil debe estar basado en una nueva fiscalidad orientada al uso que contemple la unificación del impuesto de matriculación y circulación con un enfoque medioambiental integral y medidas que impulsen el achatarramiento.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña