Chapa y pintura | Spies Hecker pasa un día en el taller de pintura de Mercedes-AMG Petronas Motorsport

La marca suministra la pintura para los coches de carreras Flechas de Plata, ganadores del Campeonato Mundial de F1.

Taller de pintura de Mercedes-AMG Petronas Motorsport.
Taller de pintura de Mercedes-AMG Petronas Motorsport.

Spies Hecker, que suministra la pintura para los coches de carreras Flechas de Plata de la escudería Mercedes-AMG Petronas Motorsport, ganadores del Campeonato Mundial de F1, ha obtenido acceso al taller de pintura del equipo antes de la última carrera de la temporada 2017 para conocer cómo es un día cualquiera en sus instalaciones.

Una mañana de martes normal

Cada martes, Andrew Moody, jefe del departamento de pintura y artes gráficas del equipo Mercedes-AMG Petronas Motorsport, empieza el día a las 8.30 presidiendo una reunión con todo su equipo, formado por 16 personas, a la que también asiste el pintor del primer turno, que empieza a trabajar a las 6 de la mañana. En ella se comenta la planificación de la semana y se identifican los posibles “momentos de apuro”.

Según palabras de Moody, “la reunión semanal del equipo nos permite sentarnos juntos y repasar lo que se ha de hacer durante esa semana. Ofrece una visión general de lo que se necesita para la siguiente carrera y complementa la planificación del trabajo y las listas de plazos de entrega que los jefes del equipo envían cada mañana, detallando con exactitud qué se tiene que hacer en el taller de pintura ese día”.

Todos a sus puestos

Después de la reunión, todos los integrantes del equipo de pintura y artes gráficas se dirigen a su área de trabajo y los ocho pintores se ponen a trabajar inmediatamente. Dan prioridad a los componentes que requieren más trabajo y tiempo, que suelen a ser las piezas más grandes de la carrocería, como los pontones laterales, la cubierta del motor, la parte delantera y los alerones.

Hoy empiezan con los dos alerones delanteros. Moody recalca: “nos centramos mucho en los procesos. Para cada componente que llega al taller de pintura, existe una hoja de trabajo en la que se detalla exactamente todo lo que hay que hacer y cómo, desde las ratios de mezcla hasta el grano del papel de lija que se ha de usar y cuánto se tiene que lijar”.

Antes de empezar, los dos alerones delanteros se pesan. Vienen de otro departamento donde han pasado un riguroso proceso de análisis, pruebas y rayos X para comprobar que no haya daños ni signos de desgaste que puedan afectar al vehículo en la siguiente carrera. Tres pintores trabajan juntos en los dos alerones delanteros. Eliminan la pintura antigua y luego lijan las piezas. A continuación, aplican la imprimación fosfatante Spies Hecker Priomat Wash Primer 4075. Después eligen entre Permasolid Imprimación Aparejo HS Vario 5340, de altos sólidos, o Permasolid Aparejo HS Performance 5320, un aparejo 2K HS lijable, de secado rápido.

Posteriormente, uno de los alerones delanteros se pinta con Permahyd Hi-TEC Base Agua 480 en el color principal, Stirling Silver, desarrollado especialmente por Spies Hecker para el equipo y llamado así en honor a Stirling Moss, piloto que corrió para Mercedes-Benz en 1955. Mientras se seca, se pinta el segundo alerón del mismo color. Como en cualquier otro taller, los pintores mezclan sus propios colores. Moody y su equipo utilizan el programa de gestión del color de Spies Hecker y dos balanzas inteligentes.

La flexibilidad es clave

Todos los pintores del equipo están bien cualificados y han recibido una formación intensiva para este puesto específico. Como todos han de ser capaces de realizar diferentes tareas, existe una matriz de habilidades muy clara. Moody afirma que “el 80% del equipo puede desempeñar todas las tareas y un 50% puede hacer trabajo especializado, como el aerografiado. Por eso, la flexibilidad dentro del equipo es clave para poder realizar todo el trabajo. Nuestra planificación del trabajo y nuestras listas de plazos de entrega son la base de cada día. Pero las cosas pueden cambiar, y entonces es fundamental tener capacidad de adaptación y ser flexibles, sin perder de vista nuestros objetivos”.

En este punto, dos de los pintores han dejado los alerones delanteros para pasar a la siguiente tarea. El otro pintor, uno de los especialistas en aerografía, trabaja en el difuminado de los colores y en las denominadas líneas de brillo en el primer alerón delantero, mientras el segundo alerón se está secando. A partir de aquí, el equipo de artes gráficas se suma al proceso y proporciona las plantillas de vinilo necesarias.

Por la tarde, toca aplicar el barniz

Las complejas líneas, rayas y efectos de chispas del llamativo acabado de 2017 atraviesan múltiples componentes. Por eso, es esencial que el diseño aerografiado de cada pieza coincida a la perfección con los paneles adyacentes en términos de colocación, tamaño, forma, color y tonalidad. A esta complejidad se suma que la forma del vehículo está en constante cambio. Tal como explica Moody, “algunos circuitos de carreras requieren un alto nivel de carga aerodinámica, mientras que en otros sólo se necesita una carga aerodinámica media o baja, por lo que todo el tiempo tenemos que adaptarnos a unos componentes con diferentes formas”.

Luego, los alerones delanteros pasan por un horneado final antes de aplicar el barniz. Si los pintores necesitan pintar y secar las piezas rápidamente, utilizan Permasolid Barniz HS Speed 8800. Cuando el tiempo no es un problema, utilizan Permasolid Barniz HS Optimum Plus 8650. Una vez acabados y secos, los alerones delanteros se lijan y pulen utilizando tres grados de abrasivo diferentes para proporcionar el espectacular brillo que los monoplazas Flechas de Plata lucen en pista.

En esta fase, los dos alerones delanteros se desenmascaran y se preparan para llevarlos a otra parte de la fábrica. Sin embargo, antes de que un componente abandone el taller de pintura, se registra su peso, y el propio Moody, o el jefe del equipo, realiza un control de calidad para aprobarlo.

Moody comenta que “los componentes pasan al menos 10 procesos de pintado diferentes en 8 o 9 horas. La fiabilidad, la consistencia y la rapidez de aplicación que obtenemos con Spies Hecker son esenciales, porque no tenemos tiempo para aceptar nada que no sea perfecto”.

El círculo se cierra

Con los alerones delanteros aprobados y listos para pasar a la siguiente fase, todavía hay otros componentes que se están imprimando, pintando o puliendo. El pintor del último turno, que empieza a las 2 de la tarde, mientras el pintor del turno anterior se está preparando para irse, asume algunas de las tareas que el equipo del turno central no terminará en el momento de irse, alrededor de las 5.30 de la tarde. El pintor del último turno trabaja hasta las 10.30 de la noche y luego deja todo preparado y listo para el pintor del primer turno de la mañana siguiente, que empieza a las 6, cuando todo el proceso empieza de nuevo otra vez.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña