Chapa y pintura | Carglass aconseja para evitar accidentes en caso de lluvia

La lluvia modifica el entorno visual de los conductores, motivo por el que la compañía lanza recomendaciones que mejoran la visibilidad.

El riesgo de sufrir un accidente con lluvia aumenta el 70%
El riesgo de sufrir un accidente con lluvia aumenta el 70%

El mayor número de accidentes invernales se producen con lluvia, con cifras muy por encima de la media en siniestralidad en caso de nieve, niebla, granizo o viento. Según diversos estudios, el riesgo de sufrir un accidente cuando llueve es un 70% superior y se produce mientras está lloviendo, no cuando dejan de caer gotas pero el asfalto sigue mojado.

Una de las teorías que explican este fenómeno es que los conductores compensan el riesgo de derrapar asociado a una carretera mojada reduciendo la velocidad, pero no por la menor visibilidad debida a la lluvia. De esta forma, es la reducción de la visibilidad, y no la menor adherencia del asfalto, la principal culpable de la siniestralidad en lluvia.

Carglass ofrece diez consejos que mejoran la visibilidad con el objetivo de minimizar el riesgo de sufrir accidentes:

  1. Mantener el parabrisas en buen estado, sin daños y limpio. Según un estudio de Fesvial, 6 de cada 10 conductores no comprueba que su parabrisas permita una buena visión.
  2. Tener en perfecto estado las escobillas de los limpiaparabrisas. Según ese mismo estudio, el 75% de los conductores españoles reconoce haber conducido con las escobillas en mal estado y más de un 70% no las sustituye con la frecuencia recomendada.
  3. Aplicar un tratamiento repelente de lluvia en el parabrisas. El que ofrece Carglass hace que las gotas de agua apenas toquen la superficie del cristal, formando “perlas” que ruedan rápidamente.
  4. Cuando llueve, los cristales tienden a empañarse más rápido. Un cristal sucio por dentro hace que se empañe con más facilidad y que sea más difícil de desempañar. Esto también es importante en las ventanillas laterales.
  5. Encender las luces de cruce para ver y ser vistos, no las largas, pues su reflejo reduce la visibilidad. En condiciones extremas, activar los antiniebla y no olvidarnos de apagarlos cuando el tiempo mejore.
  6. “Leer” el asfalto para buscar charcos o regueros que puedan causar un aquaplaning, y también para detectar su agarre: un asfalto claro que refleja como el cristal tiene menos agarre que uno oscuro que no refleja la luz.
  7. Aumentar la distancia de seguridad. Esto os dará más tiempo de reacción ante imprevistos y reducirá el agua en suspensión que levanta el vehículo que llevamos por delante.
  8. Fijarnos en las luces de los coches que nos preceden, pues nos ayudan a saber por dónde va el camino y si hay imprevistos que les obligan a frenar.
  9. Si la visibilidad se reduce hasta imposibilitar la conducción, parar en un lugar seguro para no ser embestidos por otro vehículo.
  10. Estar atentos a los vehículos que nos rodean, sobre todo, camiones y autobuses, pues pueden levantar grandes cantidades de agua al pasar sobre charcos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña