Jorge Torres

| ¿Estamos ante una crisis en W? | -

La segunda caída podría suceder a finales de verano, comienzos de otoño
La segunda caída podría suceder a finales de verano, comienzos de otoño

Espero equivocarme. Como cualquiera, cuando creo en algo tengo la esperanza de tener razón (a nadie le gusta no tenerla o equivocarse) pero en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, espero equivocarme.

Han sido meses muy duros para nuestras empresas del sector (talleres, recambistas, concesionarios, fabricantes, mayoristas, distribuidores…), es cierto que el Gobierno nunca nos obligó a cerrar a diferencia de otros sectores que no eran esenciales como nosotros (debíamos mantener en funcionamiento los vehículos de emergencias, de transporte, taxis, y de los particulares a los que aplaudíamos todas las tardes por su dedicación y esfuerzo en salvarnos a todos); pero ¿cómo podíamos mantener los empleos, los gastos fijos, en definitiva, los negocios abiertos si el grueso de nuestros clientes no podían desplazarse? Por ello, casi la totalidad de nuestro sector tuvo que acogerse a los ERTEs y bajar las persianas.

Tres meses de Estado de Alarma en el que hemos tenido un nivel de facturación irrisorio y los economistas y pseudo-expertos analizaban en los medios cómo sería la vuelta a la normalidad de la economía, que si en "V", que si en "L", que si en "U"… Pues creo que para nuestros negocios será en "W".

La primera caída está clara para todo el mundo, la hemos sufrido en primera persona todos y cada uno de nosotros…

Después llega la primera subida, en la que estamos ahora mismo, el mes de junio ha sido un buen mes, tras el confinamiento, había un gran volumen de vehículos esperando ser reparados (por temas previos al Covid, o por problemas relacionados al estar tanto tiempo parados), otros tantos para revisiones de ITV, y muchos para las típicas revisiones pre-vacacionales, y en el lado de los distribuidores y fabricantes, había que reponer los almacenes después de 2 meses sin poder hacer pedidos…

Pero temo que llegará la segunda caída, calculo para finales de verano, principios de otoño. Cuando ya estén los almacenes llenos y las revisiones hechas, tras las vacaciones la gente será consciente que en realidad aún no se ha terminado el peligro del contagio, que los confinamientos y las restricciones se suceden (ya estamos viendo las primeras muestras en Cataluña), que el índice de paro no baja, y como esa inyección de dinero por parte del Estado debe salir de algún lado los impuestos de algún modo subirán…

Todo ello provocará una contención en el gasto familiar y empresarial, y se trasladará hacia arriba en la cadena pasando por los talleres, recambistas, mayoristas, hasta llegar a los fabricantes.

Pero no todo son malos augurios, la segunda subida y la definitiva vendrá, y antes que a cualquier otro sector. Esta crisis provocará que la venta de coche nuevo vuelva a contenerse salvo aquellos que se acojan a los planes Renove, por lo que las familias preferirán reparar el vehículo actual y esto ayudará a los talleres y nuestra cadena de distribución. Además está la preferencia del coche particular al transporte público para evitar contagios (esto implica mayor índice de kilómetros, y mayor mantenimiento y desgaste). Y no creo que debamos esperar a la vacuna para que esto suceda, será paulatino, pero de una progresión imparable.

Como he dicho al principio espero equivocarme, y que tras el verano enlacemos con la segunda subida. Mucha suerte a todos en vuestros negocios y feliz verano.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña