Reparación | Cuánto contamina un coche eléctrico

La Universidad de Edimburgo afirma que sólo un tercio de la contaminación procede del tubo de escape de los coches.

Dos tercios de la contaminación proceden de la superficie de las ruedas o el sistema de frenado. Dos tercios de la contaminación proceden de la superficie de las ruedas o el sistema de frenado.
Dos tercios de la contaminación proceden de la superficie de las ruedas o el sistema de frenado.

Las emisiones contaminantes de los vehículos están en el ojo del huracán en los últimos meses. Con el escándalo del dieselgate que estalló hace más de un año, las autoridades de todos los países empiezan a reflexionar sobre qué medidas tomar para que el aire que respiramos sea más limpio.

Además, poco a poco, la población comienza a tomar conciencia y se empieza a plantear la posibilidad de adquirir un coche eléctrico de los que ofrece los fabricantes en el mercado actual.

Sin embargo, hay algunos sectores que cuestionan si realmente estos coches acaban contaminando menos que los convencionales, teniendo solo en cuenta la contaminación que genera su fabricación, las baterías de litio y producir la electricidad necesaria para que puedan circular, tal y como señala en un artículo Autonoción.

Obviamente, señala el citado medio, estos coches produce menos emisiones de CO2 pero… ¿Suponen una revolución para el medioambiente?

La Universidad de Edimburgo publicaba recientemente un estudio en la revista científica Atmospheric Environment que aseguraba que sólo un tercio de la contaminación (medida en términos de partículas en suspensión) procede del tubo de escape de los coches.

Dicha publicación añadía que los dos tercios restantes de la contaminación proceden de aspectos que poco o nada tienen que ver con soluciones mecánicas: superficie de las ruedas, sistemas de frenado y carretera.

Así, por ejemplo, los vehículos híbridos y eléctricos enchufables pesan de media el 24% más que los automóviles de combustión interna, lo que implica más desgaste de componentes.

El artículo publicado por Autonoción concluye recordando que los vehículos eléctricos sí reducen la cantidad de gases de efecto invernadero que llegan a la atmósfera pero son inútiles para evitar la contaminación tóxica para los seres humanos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña