Reparación | Malas prácticas que afectan a la rentabilidad del taller

Una mala organización, equipos desfasados o no gestionar bien el tiempo son factores que pueden reducir la viabilidad del negocio.

La mala organización del espacio, del tiempo o de los equipos de trabajo afecta de manera negativa al rendimiento.
La mala organización del espacio, del tiempo o de los equipos de trabajo afecta de manera negativa al rendimiento.

Existen muchos factores que pueden influir en la viabilidad y rentabilidad del taller, tanto positiva como negativamente.

Con el fin de mostrar algunas malas prácticas a evitar para que el negocio no deje de ser rentable, Loctite ha publicado en su blog un artículo en el que se centra en varios errores que conviene subsanar en beneficio del profesional y de su establecimiento.

- Mala organización. La mala organización del espacio, del tiempo o de los equipos de trabajo afecta de manera negativa al rendimiento.

- Equipos y útiles desfasados o mal cuidados. Si no se realiza un mantenimiento adecuado de los equipos y útiles de trabajo, cabe la posibilidad de que se rompan o se deterioren más rápido, con lo que será necesario invertir más tiempo en realizar cada tarea y los costes en material aumentarán de forma considerable.

- No planificar. Para ofrecer un servicio al cliente en el tiempo y la forma acordados, es importante saber de qué recursos (humanos y técnicos) se disponen con el fin de realizar una buena planificación de las operaciones en curso y de las previstas.

- Gestión deficiente de los tiempos. Sin una adecuada gestión del tiempo es “imposible” saber en qué tareas tiene el taller un mayor índice de productividad o en cuáles está perdiendo eficacia. Del mismo modo, será difícil conocer el desempeño real de los operarios y gestionar su tiempo correctamente para maximizar su rendimiento. Loctite destaca que los sistemas de fichajes son el medio con el que cuenta el taller para obtener la información necesaria sobre las operaciones que se realizan.

- Olvidarse de la venta activa. En el taller, los profesionales venden, principalmente, un servicio, una mano de obra y unos repuestos. Pero, en opinión de los expertos de Loctite, no conviene desatender la venta activa de otros accesorios para sumar al negocio, como pueden ser productos tecnológicos, materiales de consumo, productos para la limpieza o el mantenimiento del vehículo, etc.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña