Neumáticos | Texa muestra sus soluciones para sistemas TPMS

Específicas para averías relacionadas con la presión y estado de los neumáticos.

Texa muestra sus soluciones para sistemas TPMS
Texa muestra sus soluciones para sistemas TPMS

Desde noviembre de 2014, todos los vehículos destinados al transporte de pasajeros, de forma obligatoria por normativa europea, deben disponer de serie del sistema TPMS (Tyre Pressure Monitoring System, o Sistema de Monitorización de la Presión de Neumáticos, en su traducción al castellano). Para su control y diagnóstico, Texa ofrece dos soluciones, una clásica con el instrumento TPS, y una “plus” que prevé el uso de su equipo de diagnosis Axone S en modalidad TPS, capaz de intervenir en caso de averías de este sistema o en caso del encendido del testigo de alarma en el salpicadero.

La funcionalidad de este último se extiende a todas las operaciones relacionadas con los neumáticos. Excepto rarísimos ejemplos, para controlar electrónicamente la presión de las cubiertas se usan cuatro sensores montados sobre las válvulas de las gomas, cada uno de los cuales mide la presión, la temperatura y el movimiento, alimentados por una mini batería de litio conectada vía radio a una centralita del vehículo.

Texa TPS (Tyre Pressure Service) es el instrumento base que la marca propone para las intervenciones vinculadas con los neumáticos. Se caracteriza por una elevada cobertura de marcas y modelos. Su funcionamiento es muy simple: una vez configurado al vehículo, TPS dialoga con el sensor de cada válvula. Acercándolo, es capaz de activarlo en modalidad de stand-by, verificando después la eficiencia y visualizando sobre el propio display integrado la presión, la temperatura y dónde está disponible la carga de la batería, además del código identificativo y de todas las demás informaciones de diagnosis previstas por el constructor. En caso de sustitución de la válvula por un recambio universal, la solución TPS es capaz de programarlo, atribuyéndole el mismo código identificativo de aquel defectuoso, así como de restablecer la conexión con el receptor o la centralita del vehículo.

Por su parte, el Axone S con software y llave TPS es una solución que permite conectarse, además del sistema de válvulas TPMS, con la toma OBD del vehículo, de forma que, cuando es necesario, también efectúa la reprogramación de la centralita que gestiona los neumáticos. En muchos vehículos, sobre todo de reciente producción, como consecuencia de las operaciones de sustitución de las cubiertas, rotación verano/invierno e intercambio o cambio de sensor por avería, es necesario proceder a la reprogramación de la centralita electrónica de referencia.

La sencillez de uso del Axone S TPS está garantizada por el sistema operativo Android que da soporte al técnico paso a paso, permitiéndole una rápida exploración de diversos menús. Entre las ventajas de este instrumento también se encuentran la solidez, la robustez y una pantalla capacitiva a color de cinco pulgadas, que permite visualizar de forma clara todas las operaciones y los datos relacionados.
 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña