Electromecánica | Cómo montar y desmontar los amortiguadores de una furgoneta VW T5

Meyle recomienda revisar estos componentes en el taller cada 80.000 kilómetros y cambiarlos en caso de defecto.

El desgaste puede venir producido por esfuerzos o influencias ambientales
El desgaste puede venir producido por esfuerzos o influencias ambientales

Los amortiguadores son uno de los componentes básicos para la seguridad del vehículo, motivo por el que es imprescindible sustituirlos en caso de haya algún defecto y deben ser revisados en el taller cada 80.000 kilómetros, según aconseja Meyle.

El desgaste de estos elementos puede venir producido por esfuerzos (baches, terreno intransitable, cargas pesadas o servicio con remolque) o por influencias ambientales (suciedad, humedad y sales de descongelación).

Además, en función del kilometraje, el chasis se va ablandando a medida que disminuye el rendimiento del amortiguador. Las consecuencias son desde una mayor distancia de frenado hasta la pérdida de eficacia de los sistemas de asistencia electrónicos como ABS y ESP, pasando por la reducción de la adherencia al suelo o un mayor riesgo de aquaplaning.

Para evitar estas circunstancias, los mecánicos de la enseña muestran en un vídeo cómo desmontar y montar los amortiguadores de un furgoneta Volkswagen T5. Además, argumentan por qué se deben reemplazar necesariamente por pares y qué precauciones de seguridad deben ser tomadas en la reparación.

Por otro lado, Meyle recuerda que ofrece una gama de más de 650 amortiguadores Meyle‑Original para alrededor de 214 millones de vehículos en Europa. Estos componentes se caracterizan por ser resisitentes al destagaste, explica la marca, gracias a una capa protectora aplicada por método electroquímico que protege los vástagos del émbolo de las influencias abrasivas.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña