Electromecánica | Sensores faciales para prevenir en seguridad vial

Un avance que no puede ser obviado por los reparadores, que lo verá con frecuencia en sus talleres en los próximos años.

Sensores faciales para detectar el estado emocional del conductor Sensores faciales para detectar el estado emocional del conductor
Sensores faciales para detectar el estado emocional del conductor

La seguridad vial depende de varios factores, uno de ellos emocional. Si el conductor está nervioso, enfadado, cansado o preocupado puede tener repercursiones en la seguridad. Implantar sensores en los vehículos que detecten el estado del conductor es uno de los campos actuales de investigación de los fabricantes y de los centros de investigación. La clave está en el rostro y los reparadores deben conocerlos, pues en un futuro próximo los verá con frecuencia en su taller.

Mediante sensores faciales, los vehículos pueden saber en que estado emocional se encuentra el conductor y ajustar en consecuencia los sistemas de seguridad.

Ya existen dispositivos capaces de detectar señales de enfado en el conductor para aconsejarle parar su marcha en un momento dado. La Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) ha desarrollado un sistema compuesto por un conjunto de cámaras infrarrojas instaladas en el volante que leen las expresiones del conductor, para analizarla posteriormente y detectar si se trata de señales de ira o disgusto. A partir de la información recogida, el sistema fija el nivel de estrés de su conductor.

Su aplicación práctica es diversa. Desde permitir a los vehículos realizar recomendaciones a los conductores para elevar la seguridad del viaje hasta lograr que sea el propio vehículo quien decida qué acciones debe tomar para incrementarla.

Volvo es uno de los fabricantes que investigan en este campo, con el objetivo de crear coches que conozcan a su conductor. El fabricante escandinavo situará un sensor en el salpicadero que monitorice aspectos como el grado de apertura de los ojos, la dirección en que miran, o la posición y ángulo de la cabeza. A partir de ahí, es posible desarrollar sistemas de seguridad precisos que detecten el estado del piloto y ajusten el vehículo adecuadamente.

Esto significa que el coche podrá asegurarse de que no invade otro carril de manera involuntaria o se acerca demasiado al vehículo de delante cuando el conductor no esté prestando la atención debida.

Este contenido forma parte del Manual del Taller de Electromecánica y Diagnosis 2014. Si te interesa, puedes descargarte el PDF con el artículo completo (haz clic aquí).
 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña