Reparación | Pasos para cuidar los cambios de marchas manuales y automáticos

SPG Talleres realiza una serie de recomendaciones para no encontrarse con problemas en este tipo de transmisiones.

Los vehículos con sistemas automáticos, poco a poco, van siendo una opción más habitual Los vehículos con sistemas automáticos, poco a poco, van siendo una opción más habitual
Los vehículos con sistemas automáticos, poco a poco, van siendo una opción más habitual

Los coches con cambio automático no suelen ser muy habituales en nuestro país en comparación con Estados Unidos, por ejemplo, donde la mayoría de los vehículos cuentan con este tipo de transmisión.

Entre los motivos que llevan a los usuarios a no decantarse por lo coches con este cambio de marchas se encuentra el elevado coste de las posibles averías que pueda tener y el mayor gasto de combustible, entre otros.

Sin embargo, poco a poco se va produciendo un cambio en esta tendencia ante la comodidad y facilidad que permite el cambio automático en la conducción, así como por el aumento del poder adquisitivo de los consumidores.

Con el fin de evitar problemas con cualquiera de los dos sistemas, SPG publica un post en el que indica una serie de recomendaciones que los usuarios deben tener en cuenta en cada caso.

Así, en el cambio de marchas automático apunta que no se debe utilizar la posición ‘N’ con el coche en marcha, ya que no es correcto pensar que al bajar por una pendiente se debe poner esta posición para ahorrar gasolina porque los modernos sistemas cortan el suministro de combustible al motor en estas condiciones y hacen que las ruedas hagan que el motor gire y no al revés.

Además, el artículo aconseja no pasar de la directa al retroceso en movimiento. Si no se espera a que el vehículo se detenga por completo para realizar este cambio de marchas, se puede provocar un estrés adicional en la banda de la transmisión, reduciendo considerablemente su vida útil.

Por lo que se refiere al cambio de marchas manual, los profesionales de SPG subrayan que conviene ser delicado al pisar el pedal del embrague hasta el fondo. Un trato correcto permite que la conexión con el volante sea más óptima y el disco del embrague se desgaste menos.

Asimismo, el post añade que al detener el vehículo no se mantenga el pie en el pedal del embrague y aconseja mantener las fundas de los pedales en buen estado, cambiándolas si es necesario para evitar deslizamientos.

Por último, señala la importancia de revisar el pedal del embrague cada 20.000 km o con cada cambio de aceite para asegurar de que el muelle funciona correctamente.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña