Electromecánica | Lizarte Mecatronics, componentes electrónicos refabricados, un nicho para el recambio libre

Hay componentes del automóvil que difícilmente se pueden encontrar fuera del constructor. Como consecuencia, el consumidor está obligado a efectuar considerables desembolsos. Muchas de estas piezas tienen que ver con la electrónica.

Consciente de esta situación, Lizarte ha firmado un acuerdo con una firma alemana para comercializar en España -en exclusiva durante los dos próximos años- una amplia gama de productos electrónicos refabricados: centralitas de motor (a destacar las ECU Bosch, Magneti Marelli, Siemens y Delphi Delco), centralitas ABS, cajas mariposa, cuadros de instrumentos, así como displays, unidades de climatización y navegadores.

Óscar Huarte, director general de Lizarte, ha explicado que, durante estos dos años en los que se limitará a distribuir estos productos, su empresa invertirá en el desarrollo y conocimiento de esta tecnología, para ampliar su creciente gama de refabricados.

La línea Mecatronics da respuesta a la cada vez más amplia demanda de productos electrónicos para el automóvil. Su precio llega a ser hasta cinco veces más bajo, lo que permite un importante ahorro en piezas de un alto coste. Con esta nueva línea Lizarte pretende por una parte facilitar el trabajo a los talleres que no siempre disponen del material necesario para reparar estos componentes, y por otra abaratar el presupuesto a aquellos automovilistas que deben reparar alguno de estos sistemas. En casos aislados, el taller necesitará la colaboración del concesionario para hacer la Telecarga con la máquina de diagnosis de la marca.

En el arranque de su comercialización, Óscar Huarte reclama la colaboración de los clientes para identificar las referencias donde se concentra la demanda, de cara a poder crear un stock que dé un servicio adecuado.

Al ser refabricados, varios de sus componentes son reconstruidos y otros son sustituidos por componentes nuevos. Este proceso permite reducir los costes, pero esto no significa que la calidad se vea afectada, ya los productos resultantes están sometidos a unas exigencias mayores que los productos de origen, explica Lizarte. Todas las piezas se entregan con dos años de garantía.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña