Electromecánica | Liqui Moly presenta Pro-Line Aditivo para el cambio de filtro

Este producto posee un mejorador de lubricación que impide que las burbujas de aire en el sistema arranquen la película lubricante.

Liqui Moly explica que este aditivo actúa con efecto concentrado y limpia inmediatamente el sistema de inyección Liqui Moly explica que este aditivo actúa con efecto concentrado y limpia inmediatamente el sistema de inyección
Liqui Moly explica que este aditivo actúa con efecto concentrado y limpia el sistema de inyección

Los filtros diésel son unas de las piezas de los vehículos que necesitan ser sustituidas regularmente, siendo los fabricantes los que marcan los intervalos adecuados para hacerlo. No obstante, en la mayoría de ocasiones, se sustituyen cuando hay una revisión.

Con el objetivo de ayudar en este proceso a los profesionales del taller, Liqui Moly ha desarrollado Pro-Line Aditivo, un producto que, según la enseña, puede formar parte de todos los cambios de filtros.

El especialista alemán en aceites y lubricantes explica que al cambiar el filtro diésel no puede penetrar aire en el sistema, de lo contrario, no se puede presurizar y el desgaste de la bomba de inyección aumenta considerablemente.

Además, añade que la protección de la bomba es crucial en los motores diésel. Teniendo en cuenta que la inyección se realiza a 2000 bares, el filtro debe estar lleno de líquido.

La mayoría de los filtros diésel contienen 300 mililitros, pero la marca aconseja que el resto de la lata, de 500 mililitros, se vierta en el depósito para limpiarlo con una dosificación reducida durante un largo período.

"El aditivo actúa con efecto concentrado y limpia inmediatamente el sistema de inyección ", explica David Kaiser, director del departamento de investigación y desarrollo de Liqui Moly.

Este aditivo contiene un mejorador de lubricación, característica importante ante la presencia de burbujas de aire en el sistema, ya que impide que estas puedan arrancar la película lubricante. Asimismo, el potenciador del índice de cetano reduce las sacudidas y optimiza la capacidad de arranque del motor.

La compañía apunta que algunos talleres cargan el diésel con una bomba de combustible de difícil dosificación. Esto provoca que, después del cambio del filtro, haya que limpiarlo a fondo, algo innecesario e insalubre, asegura Liqui Moly, ya que se sospecha que el diésel es una sustancia cancerígena.

Por otro lado, la compañía alemana indica que Pro-Line Aditivo es otra posibilidad más para los talleres de generar ingresos adicionales y de intensificar la fidelización si se vende como un nuevo servicio integrado en la revisión, al mejorar la combustión en el motor, redundando, a su vez, en que el conjunto funcione bien durante más tiempo.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña