Concesionarios | Los hombres que susurran a los motores… de Ford

La marca cuenta con un equipo de trabajadores encargados de revisar auditivamente la calidad de los motores.

Los hombres que susurran a los motores… de Ford Los hombres que susurran a los motores… de Ford
Los hombres que susurran a los motores… de Ford

¿En qué se parece los catadores de vino a los afinadores de piano? En que desempeñan funciones que no pueden emprender las máquinas, porque el mayor valor no está en lo que hacen, sino en la agudeza de sus sentidos.

¿Y qué tiene que ver esto con los vehículos? Mucho, porque en su planta de Almussafes (Valencia), Ford cuenta con un equipo de ingenieros cuya misión es comprobar, utilizando su oído, la calidad de los motores antes de montarlos en los coches. Por eso se los llama los ‘escuchadores de motores’.

Se trata de operarios con un alto nivel de preparación que realizan pruebas intensivas de un minuto de duración, en una de las 18 cabinas insonorizadas situadas al final de la línea de montaje, en las que identifican los defectos de los motores.

“Este equipo sabe cómo suena un motor perfectamente calibrado, y saben reconocer los pequeños sonidos que debe detectar para identificar el problema”, comenta Gunnar Herrman, vicepresidente de calidad de Ford Europa.

“Es como un médico que tiene a su disposición la tecnología de diagnóstico más avanzada, pero sigue utilizando un estetoscopio para recoger signos vitales fundamentales para la salud de un paciente”, añade.

Ahora bien, llegar a ser ‘escuchador de motores’ no es tarea sencilla. Para ello, han sido necesarios varios meses de preparación, supervisión y entrenamiento a base de escuchar motores defectuosos especialmente preparados para destacar el sonido que necesitan detectar.

Para mantener la concentración que requiere esta tarea, los trabajadores realizan pruebas a 2.000 motores al día, lo que supone un “descanso natural” entre escucha y escucha.

"La experiencia de escuchar miles de motores nos permite percibir enseguida cuándo algo no funciona a la perfección", cuenta Juan Carlos Rosmari, técnico de calidad de la planta de Ford en Valencia. "Cada distinto tipo de motor tiene su propio sonido diferenciado y, al escucharlos en las cabinas de pruebas, podemos conocer sus características especiales, así como las señales qeu indican un problema".

Para la marca, este puesto de trabajo aporta calidad en el proceso de fabricación, que se está llevando a cabo para los motores del Ford Focus RS, así como para otros motores EcoBoost equipados en modelos como el Focus ST, S-Max y Mondeo.

Si quieres ver cómo trabajan los ‘escuchadores de motores’, puedes hacerlo en el siguiente vídeo.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña