Chapa y pintura | Cómo realizar un informe de peritación de un coche siniestrado

Mecánica, chapa, pintura, cristales y el interior del habitáculo son analizados por los peritos.

Deben hacerse fotos antes de inspeccionar los daños para completar el informe. Deben hacerse fotos antes de inspeccionar los daños para completar el informe.
Deben hacerse fotos antes de inspeccionar los daños para completar el informe.

Cuando un vehículo sufre un accidente es necesario llevar a cabo una peritación del coche para valorar los daños y circunstancias que han motivado el siniestro y determinar qué piezas hay que sustituir o reparar y determinar el importe de la indemnización.

Para poder llevar a cabo este proceso, tal y como indica GT Motive en un post, el perito debe utilizar herramientas tales como un compás de varas, un medidor de espesores de pintura, de fugas de cilindros y de presión de compresión de los cilindros, un vacuómetro, un multímetro o un equipo para el diagnóstico de alineación y suspensión, entre otros.

Asimismo, el técnico deberá realizar una serie de fotos antes de inspeccionar los daños con el fin de completar el informe necesario para el expediente y que puedan servir de prueba ante posibles reclamaciones.

Para poder realizar un correcto informe, el perito debe valorar diversos aspectos. En primer lugar, en lo referente a la parte mecánica, deberá comprobar frenos, dirección, suspensión, comportamiento del motor, fugas de fluidos, embrague, transmisión, diferencial, funcionamiento de aire acondicionado, calefacción, estructura y luces.

En cuanto a la chapa, el experto en estos casos tendrá que verificar la carrocería observando sellantes, uniones, ajuste entre piezas, soldadura por puntos de resistencia, soldadura MIG, estribos, reparaciones anteriores y daños, que se clasifican como leves, medios o fuertes.

Además, debe mirar si el chasis ha variado sus medidas o si tiene fisuras o soldaduras y si se han producido defectos en la pintura (grietas, descuelgues, cuarteamientos, falta de adherencia, ampollas, corrosión, tonalidades, golpes de piedras y objetos), tanto en la original como en la de reparaciones posteriores.

En el artículo también indican que existen baremos oficiales, como los de Cesvimap o Centro Zaragoza, donde se especifican los criterios para determinar el tipo de daño de la chapa.
Por otro lado, el perito analiza posibles anomalías en los cristales (si están rayados, picados y fisurados) y en el interior del vehículo, como tapizados y cojinería.

Por último, el informe del técnico añade la valoración de los daños y las piezas que se deben reparar o sustituir, qué operaciones hay que realizar y los tiempos y precios que conllevan dichas actuaciones.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña