Neumáticos | Bridgestone alcanza los 300 millones de neumáticos producidos en Burgos

Esta fábrica es una de las más importantes de la compañía, con una capacidad anual de producción de 9,4 millones de cubiertas.

La planta de Bridgestone en Burgos alcanza los 300 millones de neumáticos fabricados
La planta de Bridgestone en Burgos alcanza los 300 millones de neumáticos fabricados

La planta de Bridgestone en Burgos ha alcanzado los 300 millones de neumáticos fabricados desde su apertura en 1967. Para conmemorar este hito, la factoría ha celebrado un acto en sus instalaciones al que han asistido el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y otras autoridades. Además, han acudido varios directivos de Bridgestone en Europa, Oriente Medio y África, entre los que destaca el director de operaciones, estrategia y marketing, Laurent Dartoux, que ha estado acompañado por el director general de la planta de Burgos, Fernando del Cerro.

Dartoux, COO de Bridgestone EMEA, ha trasladado la importancia que la planta burgalesa tiene en la estrategia europea del grupo: “Destaca por su alta capacidad de producción y su compromiso con la comunidad local”. Además, ha recordado que “el primer neumático Bridgestone de Europa se fabricó en Burgos en 1990”.

Este récord de producción consolida a la planta burgalesa como una de las más competitivas del grupo Bridgestone, que en 2017 anunció un plan de inversiones de 70 millones de euros para incrementar su capacidad productiva hasta 2022. Actualmente ocupa una superficie de 163.000 m2 y tiene una capacidad de fabricación de 27.000 cubiertas al día y 9,4 millones al año.

La ocasión, que ha coincidido con el 52º aniversario de la factoría burgalesa, también ha servido para inaugurar el Tandem Mixer, una nueva tecnología que mejora el proceso de mezcla de compuestos, aumentando la productividad y la calidad del producto.

Con su implementación, la fábrica es capaz de producir neumáticos más ecológicos, ofreciendo un mayor equilibrio entre las prestaciones dinámicas y su resistencia a la rodadura, agarre y desgaste. Esto se traduce en un rendimiento óptimo del neumático durante la conducción, en ahorro de combustible y, por tanto, en una menor huella ambiental.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña