Electromecánica | Aspectos a cuidar en un motor turboalimentado

Debe cuidarse especialmente el nivel de revoluciones.

La función del tubo de engrase es lubricar correctamente el eje de turbo
Los motores con turboalimentación tienen que soportar mucha más temperatura

El turbocompresor, muy empleado en los motores diésel, es un elemento que comprime los gases mediante una turbina centrífuga. Este elemento permite aumentar la potencia, aunque a cambio exige unos cuidados derivados de sus características concretas. 

Los motores con turboalimentación tienen que soportar mucha más temperatura, por lo que tienden a ser más macizos y tener piezas más robustas y pesadas. Las revoluciones de estos propulsores son menores, por lo que los expertos consultados por la Revista Turbo aconsejan no sobrepasar el torque recomendado para el vehículo.

Si se está subiendo una cuesta, se deben hacer los cambios al punto máximo de revoluciones recomendado por la marca.

Otro aspecto a tener en cuenta es el apagado del motor. Muchos sistemas de turboalimentación, que giran a altísimas velocidades, no cuentan con un sistema de protección adecuado para situaciones como el apagado. Por ello, se recomienda apagar el motor de forma inmediata, ya que el turbo se queda sin lubricación cuando se para el motor, sobre todo en los motores más antiguos.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña