Reparación | El taller debe reconvertirse y ser más comercial, como las gasolineras

Jesus Amenabar, director comercial de Krafft Jesus Amenabar, director comercial de Krafft
Jesus Amenabar, director comercial de Krafft

Igual que las gasolineras supieron evolucionar hacia el concepto “estación de servicio”, con tiendas de conveniencia y otros servicios de valor añadido, el taller de reparación debe sacar su vena comercial y no sólo centrarse en meros lavados de imagen. Ese ha sido el mensaje principal de la interesante ponencia de Jesús Amenábar, director comercial de Kraftt, en el XXII Congreso de Serca que se celebra en Mérida (Badajoz).

El taller debe pensar más en el usuario final e implementar servicios que incrementen las fidelidad y el negocio. Un ejemplo es la red de talleres británica The Good Scheme, que tiene un código deontológico que puede ser descargado desde su propia web y que incluso vende seguros. "Aquí no vendemos ni una escoba", polemizó.

Amenábar desmitificó el futuro del coche eléctrico, intentó demostrar que, lejos de agotarse, hay petróleo para más de un siglo y se centró en las consecuencias de la inminente "hibridación" del parque de automóviles: “La generalización del vehículo híbrido generará más posibilidad de averías y un mantenimiento más caro (entre el 8 y el 14%, según diversas fuentes)”. “El negocio, como el petróleo, no se va a acabar: encontremos la manera de extraerlo desarrollando un plan estratégico”, concluyó el director Comercial de Krafft.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña