Reparación | 20 elementos que revisar en el taller ante pérdida de potencia

Una mala preparación de la mezcla, fallos de encendido y exceso de rozamiento, algunas de las causas.

20 elementos que revisar en el taller ante pérdida de potencia 20 elementos que revisar en el taller ante pérdida de potencia
20 elementos que revisar en el taller ante pérdida de potencia

La pérdida de potencia es una de las causas más habituales por las que un coche visita el taller. Para ahorrar tiempo en el diagnóstico, el reparador debe conocer qué elementos pueden estar dañados.

Por lo tanto, si acude un vehículo con este síntoma, el taller debe revisar estas 20 causas que motivan la pérdida de fuerza y que AutoBild ha recogido en un artículo en su blog.

En primer lugar, la publicación destaca como posible causa el exceso de rozamiento de elementos mecánicos. En este caso, conviene revisar que los frenos no estén agarrotados, que no exista un exceso de tensión en el freno de mano o en el embrague y que los cojinetes de los rodamientos de rueda no estén dañados.

El artículo también incluye en la lista los fallos de encendido. Por eso, recomienda revisar el avance, el estado de las bujías y los elementos que conforman el sistema de encendido (tapa del delco, centralita y cables de las bujías).

Si las válvulas no cierran el circuito completamente, la explosión será deficiente y habrá pérdida de potencia. Por eso, AutoBild aconseja ajustar las válvulas, comprobar que el muelle de las válvulas no esté roto, revisar el juego en las guías y el árbol de levas.

Una mezcla pobre puede causar pérdida de potencia. Esto puede ocasionarse debido a un exceso de suciedad en el filtro de aire, pero también a que la mariposa no abre completamente o un exceso de entrada de aire en la admisión. En este último caso, el artículo recuerda que habrá que inspeccionar los manguitos y la junta.

Además, el taller tendrá que revisar posibles pérdidas en el circuito de alimentación de combustible, la tensión eléctrica, el caudalímetro y los inyectores.

Por último, si todos estos elementos mecánicos están en buen estado, la avería puede proceder de un fallo en la unidad de mando, que es la encargada de que todo funcione según los parámetros establecidos por el fabricante.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña