Reparación | Cae una banda que usaba talleres ilegales para falsificar coches

Troquelaban bastidores y manipulaban las centralitas electrónicas de vehículos robados para su posterior venta.

La Guardia Civil, durante una de las detenciones La Guardia Civil, durante una de las detenciones
La Guardia Civil, durante una de las detenciones

Robaban vehículos de alta gama que después maquillaban en talleres clandestinos. La Guardia Civil ha desarticulado una banda especializada en el robo, falsificación y venta de coches en Madrid y la Comunidad Valenciana.

Los criminales recibían encargos de vehículos que sustraían para luego venderlos. Además, consultaban páginas web de venta de automóviles para elegir modelos iguales y copiar su números de matrícula. Después acudían a gestorías que expedían los informes de los coches.

Con esos datos en su poder, falsificaban la documentación, bastidor y pegatinas identificativas para el vehículo sustraído. Con la ayuda de talleres clandestinos, troquelaban el bastidor del coche y manipulaban su centralita electrónica.

La banda habría llegado a sustraer 244 vehículos, de los que han podido recuperar 24. Entre los artículos intervenidos por los agentes se encontraban numerosas fichas técnicas y permisos de vehículos robados, varias placas de matrícula de coches originales, una máquina de soldar que utilizaban para el relleno de los datos troquelados en el bastidor, herramientas de pulido, de secado y de pintura, conectores OBD y ordenadores con software para la modificación de centralitas

Para la sustracción de los vehículos utilizaban distintas técnicas: desde la rotura de cerraduras y lunas, a la utilización de inhibidores de frecuencia, con los que conseguían evitar que el dueño del coche lo cerrara con su mando a distancia.

Una vez en el interior del vehículo disponían de un dispositivo OBD, que al ser insertado en la toma de diagnosis del vehículo, hacía una asociación de la llave virgen hallada en su poder con el vehículo en cuestión, pudiendo así arrancarlo en segundos. En el caso de que el vehículo se encontrara cerrado y tuvieran que forzarlo, ese mismo dispositivo sería el que haría silenciar la alarma.

A continuación, acudían a diferentes talleres clandestinos para el troquelado de bastidores y para manipular las centralitas electrónicas. Las sustracciones las cometían fundamentalmente en localidades de la sierra noroeste de Madrid, aunque el radio de acción se extiendía en la practica totalidad de la Comunidad y conseguían una falsificación de datos y de documentación tan perfecta, que sería indetectables en controles rutinarios, pudiendo solamente ser identificada la manipulación mediante instrumentos de diagnosis de sus respectivas servicios oficiales.

Ante la gravedad de los hechos, a finales de mayo se procedió al registro de cuatro domicilios situados en los municipios madrileños de Collado Villalba y Hoyo de Manzanares. Además, se realizaron inspecciones en diferentes establecimientos entre los que se encuentran un concesionario y dos talleres  donde las falsificaban.

En total, ocho personas, siete hombres y una mujer, de entre 25 y 55 años y de origen búlgaro y rumano, han sido detenidas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña