Electromecánica | La calidad del refrigerante influye en la vida útil y el rendimiento de la bomba de agua

El fabricante Dolz recuerda la importancia de mantener una buena limpieza del circuito y utilizar líquidos refrigerantes adecuados.

Limpieza del circuito de refrigeración con máquinas de purgado Limpieza del circuito de refrigeración con máquinas de purgado
Limpieza del circuito de refrigeración con máquinas de purgado

La bomba de agua es el corazón del sistema de refrigeración. Como todo profesional de la reparación sabe, su misión consiste en hacer circular el agua por todo el circuito. Debido a la conexión directa entre ambos sistemas, es muy importante mantener una buena limpieza del circuito y utilizar líquidos refrigerantes adecuados.

En este sentido, Dolz recuerda dicha importancia ya que "la naturaleza, y sobre todo la calidad de los líquidos refrigerantes son primordiales para asegurar la vida útil y el rendimiento de la bomba de agua", señalan desde la marca.

En los motores modernos, apunta el fabricante de bombas de agua, "el máximo rendimiento se obtiene a temperaturas elevadas, por lo que en los 'puntos calientes' del motor, la temperatura del líquido refrigerante supera los 100ºC".

Otro punto a tener en cuenta, es el fenómeno de la cavitación "que se produce en zonas donde el líquido circula a una velocidad alta y las variaciones de presión son fuertes"; como en las turbinas.

De este modo, Dolz advierte de que el uso de líquidos refrigerantes no adecuados puede provocar "depósitos o residuos de corrosión sólidos que pueden generar taponamientos o ser arrastrados como sólidos en suspensión, por efecto de la agitación provocada por el flujo de la bomba de agua". Así, recuerda, "para asegurar la estanqueidad de la bomba de agua e impedir que haya fugas de líquido hacia el exterior, se instala una junta dinámica de estanqueidad".

Esta junta consta de dos superficies paralelas pulimentadas, tal como recuerda el fabricante: una de material duro (porcelana o carburo de silicio – el 95% de las bombas fabricadas por Dolz tienen un cierre dinámico de carburo de silicio) y otra de material auto lubricante (grafito natural o sintético) "que se mantienen en contacto, bajo la presión regulada de un muelle, una de las superficies gira solidariamente al eje de la bomba y la otra se mantiene fija, unida de manera hermética al cuerpo de la bomba", apuntan desde Dolz.

Cuando el líquido que hay en el circuito contiene residuos sólidos suspendidos, estos actúan como abrasivos entre las citadas caras de contacto "provocando rayas y abrasión de las mismas que rompen la estanqueidad provocando fugas", previene el fabricante que enumera dos recomendaciones a la hora de cambiar la bomba del agua.

"Se debe tener especial precaución con dos aspectos muy importantes". Por un lado, se debe "limpiar completamente el circuito, incluido el radiador para eliminar cualquier residuo o depósito que pueda haber en el mismo y que contaminaría, rápidamente, el líquido nuevo".

Por otro lado, aconsejan desde Dolz, hay que asegurarse de "drenar completamente el aire del circuito, siguiendo las instrucciones que establece el manual de mantenimiento del vehículo en cada caso. La presencia de bolsas de aire en el circuito, además de reducir la capacidad de enfriamiento, genera sobrepresiones que pueden llegar a superar la presión del muelle que regula el contacto de las caras de la junta dinámica".

En esas condiciones, "esta junta actúa como una válvula de seguridad, abriendo el contacto de las caras y permitiendo la salida de líquido, hasta que la presión en el interior del circuito se normaliza", concluyen desde el fabricante que recomienda el uso de máquinas de purgado que permitan una limpieza óptima del circuito de refrigeración".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña