Concesionarios | Ganvam y Anfac valoran positivamente la moratoria para aplicar el nuevo WLTP

Ambas proponen un nuevo impuesto que se centre en el uso y no en la compra.

Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam.
Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam.

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) considera que la decisión del Gobierno de conceder una moratoria para la aplicación del nuevo WLTP hasta 2021 es una muestra del respaldo hacia un sector estratégico como es la automoción. De forma similar se ha expresado la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), que ve abrirse un entorno de trabajo y diálogo entre sector y Gobierno que puede redundar en medidas industriales.

Ante la entrada en vigor del nuevo test europeo de medición de emisiones de dióxido de carbono en septiembre, por el que entre un 10% y un 20% de los vehículos exentos del Impuesto de Matriculación estarían ahora obligados a abonarlo por tener mayores emisiones que con la homologación anterior, el Ejecutivo prevé aprobar un régimen transitorio que permitirá aplicar unos valores correlados hasta diciembre de 2020. De esta manera, se reduciría de un 20% a un 5% de media el impacto de precio que podrían alcanzar los automóviles con el WLTP, debido al cambio de fiscalidad.

Ganvam confía en que la medida neutralizará la subida de precio de los vehículos nuevos hasta 2021, lo que permitirá mantener la competitividad y la inercia de las ventas. Para Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de la patronal, el hecho de que el Gobierno se haya posicionado en la misma línea que otros países europeos, como Francia, Austria, República Checa, Suecia o Bélgica, demuestra que ha escuchado al sector después de semanas de negociación y que hay voluntad política de seguir haciéndolo.

No obstante, considera que aunque "estamos ante una decisión bienvenida y valorada, hay que seguir trabajando", pues lo deseable sería que en lugar de parchear las medidas de Bruselas, se pusiera en marcha una reforma fiscal que trasvase la presión impositiva de la compra al uso. En este sentido, Vidal de la Peña insiste en la necesidad de eliminar el Impuesto de Matriculación. Suprimirlo ayudaría a consolidar la demanda interna a largo plazo al no penalizar la compra.

Para evitar que la supresión del Impuesto de Matriculación cause un impacto negativo en las cuentas de las comunidades autónomas que lo tienen transferido, Ganvam propone reorientar el Impuesto Municipal de Circulación para que se base en la emisiones en lugar de en la cilindrada y la potencia. Al vincularlo al CO2 y a la normativa EURO se asociaría a la antigüedad del coche y establecería un sistema justo de discriminación del coche por su potencial contaminante, según la patronal.

Por su parte, Anfac también elogia esta ampliación del periodo de transición entre las  dos  normativas. Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de la asociación, afirma que esta medida limita la posible caída  de la demanda que se hubiera producido por un incremento de la tributación sobre cada automóvil  nuevo y consigue un "entorno de estabilidad para el mercado para los próximos años” .

La asociación asegura que este periodo de transición es especialmente relevante porque el  incremento de la tributación que suponía la implantación del WLTP era muy negativo para los vehículos que se fabrican en España, que suponen un 24% del total de las matriculaciones. Estos vehículos pertenecen a segmentos más pequeños y, al pasar parte de ellos a un rango superior de tributación por el impacto del WLTP, la subida de precio podría hacerles hecho perder atractivo en el mercado.

Anfac está manteniendo actualmente conversaciones con el Ministerio de Industria y el de Transición Ecológica a fin de alcanzar un acuerdo marco estratégico para el sector, que plantee una nueva fiscalidad para el automóvil. Esta incluiría criterios medioambientales y estaría orientada a gravar el uso y no la compra; así como a potenciar en el mercado y en la producción los vehículos cero y bajas emisiones y las nuevas soluciones de movilidad. Todo ello a través de la creación de una Mesa de Movilidad.  

El Gobierno ya ha anunciado su intención de crear este foro para trabajar con la industria en estos temas y se espera que se ponga pronto en marcha. Esta mesa supondría un impulso al desarrollo de la movilidad inteligente en España, la descarbonización del  transporte y la mejora de la calidad del aire, además de acercarse a un objetivo clave para la industria como es alcanzar una cuota de mercado del 15% de vehículo alternativo en 2025.

Integrar los viejos impuestos que gravan hoy el vehículo en un único impuesto, enfocado al uso en lugar de a la compra, de diseño más moderno y que penalice las emisiones contaminantes es clave, según Anfac, para avanzar en la mejora de la calidad del aire y en la consecución de los objetivos medioambientales que se están planteando en Europa.

Armero remarca, por último, la importancia de la renovación del parque automovilístico: "Los vehículos más antiguos son los que emiten más CO2, NOx y partículas, y su uso es el que tiene un verdadero impacto en el empeoramiento de la calidad del aire de los centros urbanos". Es por ello que una nueva fiscalidad más verde discriminará a los vehículos más emisores de los menos emisores, favoreciendo la presencia de estos últimos en el parque.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña