Concesionarios | El FBI detiene a un directivo de Volkswagen por el 'dieselgate'

El motivo, posible conspiración para defraudar en relación con el caso del software que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

El FBI detiene a un directivo de Volkswagen por el 'dieselgate' El FBI detiene a un directivo de Volkswagen por el 'dieselgate'
El FBI detiene a un directivo de Volkswagen por el 'dieselgate'

El FBI ha detenido al responsable de Compliance (conformidad) del consorcio automovilístico Volkswagen en Alemania entre 2014 y marzo de 2015, Oliver Schmidt, por una posible conspiración para defraudar en relación con el caso del software que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de algunos modelos diésel, según indicaron dos fuentes cercanas a la operación al diario 'The New York Times'.

Según dichas fuentes, Schmidt fue detenido en el Estado de Florida y la previsión es que sea procesado en Detroit (Michigan). Ante esta situación, la portavoz de Volkswagen, Jeannine Ginivan, indicó que su compañía continúa cooperando con el Departamento de Justicia de Estados Unidos y que no es apropiado comentar ninguna investigación en curso o hablar de temas personales.

De los 11 millones de vehículos afectados en todo el mundo por el caso del software que alteraba las emisiones de los modelos al detectar que estaban siendo objeto de pruebas de laboratorio, en Estados Unidos hay alrededor de 475.000 vehículos con el motor diésel TDI de 2.0.

Allí, la multinacional está recomprando las unidades afectadas (no sin incidencias), aunque ahora la Junta de Recursos del Aire de California (CARB) y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) han anunciado la aprobación de una modificación propuesta por Volkswagen para repararlos.

Los vehículos susceptibles de que se puedan reparar y devolver a sus emisiones a un límite legal son los denominados 'Generación 3' y corresponderían a los que se hayan comercializado en el año 2015. De los 71.000 coches manipulados en California con este motor, unos 10.000 de ellos se podrían arreglar.

Los fiscales generales de los Estados de Nueva York y Massachusetts presentaron demandas contra VW y acusaron a Schmidt de jugar un papel importante en los esfuerzos de la empresa automovilística de encubrir el caso ante las autoridades estadounidenses.

Así, los fiscales generales señalaron que se produjeron explicaciones falsas en relación con los niveles de emisiones de los vehículos de Volkswagen por parte de Schmidt y de otros representantes de la compañía, hasta que en 2015 reconocieron la existente del software.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña