Reparación | Claves para realizar un correcto mantenimiento del taller

Este tipo de acciones permite mejores condiciones de trabajo y evita accidentes laborales.

Un correcto mantenimiento debe convertirse en una prioridad en el taller. Un correcto mantenimiento debe convertirse en una prioridad en el taller.
Un correcto mantenimiento debe convertirse en una prioridad en el taller.

Procurar que las instalaciones de un taller estén limpias y ordenadas permite que los operarios trabajen mejor y los equipos estén en mejores condiciones.

Para conseguirlo, Loctite aconseja a los profesionales una serie de ideas en un post de su blog que tiene como objetivo indicar cómo realizar un buen mantenimiento del taller.

En primer lugar, el artículo aconseja analizar cuáles son las fortalezas, debilidades y carencias, y cuáles son los objetivos que se deben marcar los trabajadores a este respecto. A partir de ahí, se organizan las acciones necesarias, comprobando día a día si las metas propuestas se van cumpliendo y se analizan los resultados obtenidos.

El post de Loctite habla de dos tipos de mantenimiento: el preventivo y el correctivo. El primero se realiza de forma periódica para buscar algún fallo, avería o aspecto que se pueda mejorar. El mantenimiento segundo, mientras, es obligatorio hacerlo si se ha producido alguna avería o deterioro importante, por ejemplo, si hay algún fallo en una plataforma elevadora.

No obstante, los expertos aconsejan que el mantenimiento debe realizarse periódicamente, ya que contra más tiempo pasa, más deterioro sufrirán las instalaciones y más caro resultará mejorar el acondicionamiento a medio o largo plazo.

Para evitar accidentes, es fundamental limpiar las instalaciones, tener la temperatura, humedad y nivel sonoro adecuados, según la normativa vigente, y delimitar las áreas de trabajo peligrosas (mecánica, carrocería, pintura, electrónica).

Tampoco hay que olvidar, según los expertos, la organización de las herramientas, que deben ser manipuladas por profesionales cualificados; el correcto almacenamiento y reciclaje de materiales y residuos tóxicos; la revisión y reparación de maquinaria y equipos, y la comprobación de sistemas de suministro energético, salidas de humos, compresores, etc.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña