Neumáticos | ContiSense y ContiAdapt, los nuevos conceptos de tecnología de Continental

Las características de estos neumáticos hacen que se adapten a las condiciones de la carretera o las preferencias del conductor.

ContiAdapt ajusta la presión de los neumáticos con un borde de ancho variable ContiAdapt ajusta la presión de los neumáticos con un borde de ancho variable
ContiAdapt ajusta la presión de los neumáticos con un borde de ancho variable

Continental acaba de presentar sus dos nuevos conceptos de tecnología de neumáticos que, según la compañía, aportarán aún más seguridad y confort, monitorizando el estado de las cubiertas y su rendimiento, y adaptándose a las condiciones de la carretera.

Así, ContiSense se basa en el desarrollo de compuestos de caucho conductores de electricidad que permiten enviar señales eléctricas desde un sensor en el neumático hasta un receptor en el automóvil, con lo que se controla la profundidad y temperatura de la banda de rodadura y, si los valores medidos están fuera de los límites predefinidos, el sistema alerta al conductor.

En el caso de que algo penetre en la banda de rodadura también se emite una señal de advertencia inmediata. Con todo ello, se convierte en un sistema más rápido que los utilizados hasta ahora, que sólo avisan cuando la presión de los neumáticos ya ha comenzado a bajar.

No obstante, Continental prevé que en el futuro este sistema cuente con sensores adicionales que se utilicen de forma individual. Así, la información sobre la superficie de la carretera, su temperatura o la presencia de nieve, pueden ser datos "sentidos" por el neumático y transmitidos al conductor mediante el vehículo o el smartphone.

Por su parte, la tecnología ContiAdapt combina microcompresores integrados en la rueda para ajustar la presión de los neumáticos con un borde de ancho variable. Con ello, el sistema modifica el tamaño de la huella de contacto, dependiendo de las condiciones de la carretera o las preferencias del conductor con el fin de ofrecer mayor seguridad y confort.

La enseña explica que existen cuatro combinaciones diferentes para adaptarse a situaciones de humedad, zonas irregulares, resbaladizas y normales. Así, por ejemplo, una huella de contacto más pequeña combinada con una alta presión de los neumáticos permite que la resistencia a la rodadura se reduzca y tener una conducción eficiente en carreteras sin irregularidades y con asfalto seco.

Además, el sistema también permite presiones de los neumáticos por debajo de 1 bar para ayudar a sacar el vehículo de su plaza de aparcamiento en condiciones de importantes gruesos de nieve.

Continental considera que estos conceptos de tecnología, que se unen a un diseño que permite aprovechar los beneficios de ambos sistemas, promete soluciones para la movilidad del futuro, ya que “están desarrollados para satisfacer las necesidades de conducción automatizada y la electrificación”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña