Gerardo Martínez

| Escaleras arriba | -

Escaleras arriba
Escaleras

Cuando los amigos de Infotaller me ofrecieron la oportunidad de escribir en este medio, referente del sector y del taller, lo primero que me di cuenta es de la repercusión que puede tener estar presente en esta web entre otros grandes profesionales del sector y, sobre todo, ser leído por ti, taller, profesional de la reparación que, junto otros miles, accedéis a diario a esta ventana a informaros, formaros y crear vínculos con otros muchos.

Por eso, el reto de aparecer en esta esquina con cierta regularidad es tan interesante como serio, y por eso espero que lo que aquí leas te sirva para tu día a día, o al menos, para hacerte alguna pregunta o encontrar alguna respuesta. Porque este espacio que hemos llamado “TT: Target Taller”, no tiene otro objetivo que siempre mirar al taller como actor principal y referente en la cadena de valor del sector.

Así que comencemos…

Y comencemos no ya solo por el principio, sino por el final. O mejor dicho por cómo está ordenado el camino.

Cuando desde organismos, intuiciones o asociaciones se presenta al resto del mundo el sector de la posventa en general y el canal de venta particular, siempre se coloca al taller al final. Siempre. Por defecto. Como si descendiésemos por una escalera.

Hablamos de fabricantes, importadores, distribuidores, recambistas y, por último, el taller. Como una clasificación de Liga leída en cualquier periódico deportivo. Esto que me recuerda a una anécdota que viví en una importante ciudad española, que contaba por entonces con dos equipos en primera división entre los que la rivalidad era máxima. Hablando con un mecánico en un taller me decía: “sí, vamos los últimos, pero si le das la vuelta al Marca, somos campeones”. Me sigo sonriendo cuando lo recuerdo o lo cuento en alguna charla o conferencia: porque es lo que debemos hacer en el sector: darle la vuelta a la cadena de valor.

El taller es el referente en el sector de la posventa. El protagonista principal de la película. El que crea inputs al resto de actores, porque sin taller que repare vehículos, el resto de vecinos que viven escaleras arriba, es decir, el resto de actores del canal, verían su posición seriamente dañada. Sin taller no hay película.

Pero una cosa es tener valor y otra crear valor. Y si afirmamos que el taller lo tiene, admitamos también que debe crear valor, y, lo que es tan o más importante, saber venderlo. Saber vender su aportación al canal, dar a conocer su valor añadido. Su profesionalidad.

En esta época, la credibilidad y visibilidad son dos estrategias básicas. La credibilidad se consigue con un contacto frecuente y la visibilidad creando interés. Siendo visible y creíble, el taller podrá tener la fuerza para cambiar la dirección en que dibujamos el sector y comenzar entre todos a ir escaleras arriba, tratando de subir cada vez más alto.

Sobre el autor

Gerardo Martínez es socio director de ESB Consultores, consultora especializada en Dirección Estratégica Empresarial. Ha dedicado muchos años a trabajar en el sector de la posventa. Apasionado del Marketing, de la comunicación y de la vida en general, sigue pensando que queda mucho por hacer y por aprender. Desde esta ventana, trata de aportar algo de luz al taller, que considera el pilar básico de nuestro sector.

Próximos cursos / Academia

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña