Reparación | La ‘magia’ del taller siempre ordenado

Algunas recomendaciones para mantener el taller organizado que favorecen la seguridad y el desarrollo del trabajo.

Organización del taller
Organización del taller

El taller es un espacio de trabajo en el que conviven recambios, herramientas ligeras, maquinaria pesada, residuos… Por este motivo, y con el fin de favorecer la seguridad y el desarrollo del trabajo, es importante que el taller y sus profesionales sigan siempre unas normas que permitan tener todos estos elementos ordenados.

En este sentido, Loctite ha detallado una serie de consejos a tener en cuenta que explica en un artículo publicado en su blog.

- Mantener limpio el puesto de trabajo, evitando que se acumule suciedad, polvo, grasa o restos metálicos. Hay que prestar atención especial a los suelos o a las máquinas con elementos móviles, para evitar que este tipo de suciedad o cualquier líquido derramado puedan provocar caídas o tropiezos.

- Organizar la distribución de los elementos del puesto de trabajo de tal forma que se eviten riesgos por falta de espacio o por la ubicación de los útiles de trabajo en zonas de tránsito.

- Recoger, limpiar y guardar en las zonas de almacenamiento las herramientas, útiles y piezas pendientes de ser montadas, una vez se ha terminado de usarlas. Esta simple acción, no solo contribuye a tener el taller ordenado, sino a aumentar la vida útil de las herramientas y evitar pérdidas o roturas de piezas desmontadas.

- Llevar a cabo un mantenimiento preventivo y correctivo de las máquinas y equipos de trabajo, de acuerdo con los programas de mantenimiento establecidos por el fabricante. Siempre que sea necesario las operaciones han de ser llevadas a cabo por personal especializado y/o autorizado.

- Informar de la avería o de la rotura de herramientas al supervisor correspondiente, evitando realizar pruebas o reparaciones si no se dispone de la autorización pertinente, ya que tratar de reparar ciertas herramientas o equipos puede ser peligroso.

- Mantener siempre limpias, libres de obstáculos y debidamente señalizadas las escaleras y zonas de paso. Asimismo, no se deben bloquear u obstaculizar los extintores, salidas de emergencia, mangueras y elementos de lucha contra incendios en general.

- Utilizar cajas portaherramientas para transportar las herramientas y, cuando estas no se usen, colocarlas en paneles, carros o bancos establecidos para tal fin. Igualmente, se deben usar carritos móviles para depositar las herramientas cuando se esté trabajando, evitando de este modo que queden en lugares molestos o peligrosos.

- Disponer en los talleres de recipientes incombustibles, de cierre automático y hermético, para depositar en ellos todos los residuos peligrosos, tóxicos, inflamables e inertes, así como los trapos, papeles o recipientes contaminados con aceites, grasas o cualquier otro producto químico, siempre separando el residuo según su naturaleza.

- Aplicar las normas de conservación indicadas por el fabricante en todas las herramientas, máquinas y equipos de trabajo. Además, es recomendable establecer un sistema periódico de revisión.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña