Reparación | El taller del futuro estará conectado, según Bosch

El fabricante ha presentado sus avances en la conectividad entre vehículos y reparadores en Automechanika.

El taller del futuro estará conectado, según Bosch El taller del futuro estará conectado, según Bosch
El taller del futuro estará conectado, según Bosch

Soluciones para la conexión de dispositivos de diagnóstico y de prueba, por ejemplo, en el área de servicio al cliente están disponibles desde hace tiempo.

La posibilidad de procesar de forma inteligente grandes cantidades de datos han abierto nuevas dimensiones y ha dejado las puertas abiertas al así llamado taller conectado.

Bosch está trabajando en un software que hará entrar de lleno al taller en el siglo XXI. Para el fabricante, el taller del futuro conocerá el 'estado de salud' de los vehículos de sus clientes y, en caso necesario, recomendará al propietario que el vehículo sea reparado, incluso antes de que falle un componente.

El futuro del taller, según Bosch, se inicia con el vehículo conectado. Un dispositivo de control central registra continuamente los datos de conducción y la información sobre el estado de funcionamiento y la presión sobre los diferentes componentes del vehículo. Los datos serán transmitidos a un centro de procesamiento de datos donde se realiza un diagnóstico de prevención.

Este software permite que, cuando sea necesario, informar al conductor si debe realizarse alguna operación o cambiar alguna pieza ya que se ha detectado que está a punto de fallar. Si el dueño del vehículo acepta la recomendación, recibe una llamada del centro de servicio para programar una cita con el taller. Al mismo tiempo, el taller se ha informado sobre la reparación, las piezas de repuesto que se van a necesitar y la disponibilidad de las herramientas necesarias para realizar la operación.

Una vez que el coche llega a su cita, la matrícula se escanea al entrar en el local. El asesor de servicio al cliente es informado sobre la llegada del cliente y, al mismo tiempo, todos los datos relativos a la reparación prevista se envían a la tarjeta de trabajo electrónica Bosch.

Esta tarjeta de trabajo acompaña al vehículo a lo largo del taller. Mientras que el asesor de servicio al cliente conduce el vehículo al área de servicio, el 'Flex Inspect' de Bosch lee automáticamente la memoria de errores, y se comprueba la batería, la presión de los neumáticos y la geometría del chasis. Luego, el asesor habla sobre los próximos trabajos en el vehículo con el conductor. Esto establece una relación de confianza con el cliente y le da al centro de servicios la oportunidad de ofrecer más servicios.

Mientras, la tarjeta de trabajo electrónico transmite toda la información sobre la reparación mientras el centro datos, le proporciona los diagnósticos y los datos del vehículo necesarios para la reparación. Esta información se actualiza de forma permanente a través de iInternet. Además, el técnico se apoya en la realidad aumentada en su tablet.

Con la cámara de la tablet las herramientas y las instrucciones de reparación se mezclan con la imagen real. Además, los componentes ocultos detrás de revestimientos o cableado se puede representar en forma de imágenes en 3D. Los datos de realidad aumentada se envían automáticamente desde una aplicación en la nube a la tablet del taller.

Todas las obras acabadas quedan documentadas y grabadas en la tarjeta de trabajo electrónica. Así, el profesional será capaz de explicar lo que se ha reparado en detalle cuando el cliente recoja su vehículo. Al mismo tiempo, la información sobre la reparación es transmitida a los centros de datos, para operaciones futuras.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña