Reparación | Los sensores del Discovery Sport miden hasta la intensidad de los rayos de sol

También detectan la calidad del aire, modifican la altura de las luces y activan los frenos antes la presencia de obstáculos.

Los sensores del Discovery Sport miden hasta la intensidad del sol Los sensores del Discovery Sport miden hasta la intensidad del sol
Los sensores del Discovery Sport miden hasta la intensidad del sol

Land Rover ha incorporado al Discovery Sport una red de sensores "capaces de medir todo", desde la intensidad de los rayos del sol y la calidad del aire del habitáculo hasta el vaho que genera la lluvia en el interior del parabrisas.

Con el sensor de luz solar instalado en el salpicadero, el sistema de climatización del Discovery Sport contrasta la intensidad del calor que genera la luz solar sobre la luna delantera para ajustar el aire acondicionado y regular la temperatura interior automáticamente sin la intervención del conductor.

La humedad del habitáculo también se calibra y, a través del aire acondicionado, el sistema de climatización ajusta de forma autónoma la temperatura programada.

Los sensores se combinan con el climatizador Dual Zone. Este es capaz de detectar altos niveles de contaminación y cambiar automáticamente al modo de recirculación de aire.

Pero hay más. Una cámara estereoscópica instalada en el espejo retrovisor interior escanea la carretera permanentemente en busca tanto de vehículos como de potenciales obstáculos que puedan encontrarse delante. Cuando identifica un coche o un obstáculo, la cámara, que ejerce de radar, lo detecta y, automáticamente, activa los frenos siempre y cuando el sistema considere que existe peligro de una colisión inminente.

A través de la cámara, el sistema lee las señales de tráfico para controlar los límites de velocidad y alerta al conductor con un aviso en el panel de instrumentos si ha excedido la velocidad legal. También detecta si el coche está saliéndose o cambiando de carril sin señalizar la maniobra, haciendo vibrar el volante para advertir al conductor. 

El retrovisor interior cuenta con un dispositivo de atenuación automática que utiliza dos sensores, de forma que instantáneamente se ajusta y mantiene el brillo "óptimo" para asegurar que otro vehículo no deslumbre al conductor.

A nivel mecánico, el Discovery Sport ofrece el Active Driveline que desactiva la tracción del eje trasero cuando se circula a velocidades superiores a 35 km/h y permite así que el coche pase de cuatro a dos ruedas motrices automáticamente. Sin embargo, si hay una pérdida de tracción o el conductor acelera de forma brusca, se activa la tracción total en 300 milisegundos, "un cambio tan rápido y eficiente que el conductor será incapaz de percibir cuando se está enviando la fuerza del motor a ambos ejes", ha destacado Land Rover.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña