Reparación | Las cinco profesiones más desconocidas de la automoción

Escultores, costureros y sommeliers realizan trabajos artesanales y curiosos durante el proceso de fabricación de un vehículo.

Las cinco profesiones más desconocidas de la automoción Las cinco profesiones más desconocidas de la automoción
Las cinco profesiones más desconocidas de la automoción

En el proceso de fabricación de un coche intervienen distintos profesionales, desde diseñadores, ingenieros o trabajadores de línea a escultores, costureros o sommeliers. Trabajos artesanos y de precisión curiosos y muchas veces desconocidos.

¿Cuál es la tarea del escultor? Crear coches de arcilla a tamaño real que duplican el peso del vehículo físico. Para ello, necesita 2.500 kilos de barro y 10.000 horas de trabajo con la espátula para elaborar los clay models, que permitirán visualizar las formas del coche antes de congelar su diseño, como destacan desde Seat.

Hilvanar a mano los patrones de la tapicería del vehículo corre a cargo del costurero. Los expertos modistas necesitan más de 30 metros de costura para tapizar un automóvil entero, tarea para la que necesitan trabajar a dos años vista.

Las cinco profesiones más desconocidas de la automoción
Las cinco profesiones más desconocidas de la automoción


El abatimiento del asiento, para que sea ideal, hay que comprobarlo hasta 20.000 veces por cada variante. De ello se encarga, como su nombre indica, el probador de asientos, que realiza un estudio completo, desde encontrar la espuma, el tejido, la estructura o el cosido ideal, para que los diferentes tipos de cuerpo se puedan adaptar a él durante los trayectos. También se aseguran del correcto diseño del reposacabezas, que evitará posibles lesiones cervicales.

Si se pregunta a los conductores por un olor que le sugiera su coche, quizá muchos indiquen el famoso “olor a nuevo”. No es fruto de la casualidad. Los sommeliers del vehículo, donde el equipo de químicos realiza más de 400 test olfativos al año, sometien el coche a temperaturas de 60ºC. Para mantener en condiciones óptimas su nariz, que es su principal herramienta de trabajo, no pueden fumar ni llevar perfume para que los resultados de las pruebas no se alteren.

Y para poner el coche a punto y que nada falle en carretera una vez puesto a la venta, se realizan dos millones de kilómetros al año. Es la distancia que recorre el equipo de expertos conductores para poner a prueba todos los coches que salen de la fábrica de Seat en Martorell en un año. Las pruebas de conducción se realizan al salir de la línea de montaje y en un circuito de seis tipos de pavimento, a diferentes velocidades por adoquines y desniveles para comprobar si hay ruidos o el buen funcionamiento de claxon, luces o frenos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña