Reparación | El taller multimarca y la oportunidad de negocio de sistemas ADAS

Es general una mala praxis de los talleres independientes, que en su mayoría no cumplen las indicaciones de los constructores.

Álvaro Muñoz, gerente de Equipamiento de Taller de Hella Álvaro Muñoz, gerente de Equipamiento de Taller de Hella
Álvaro Muñoz, gerente de Equipamiento de Taller de Hella

El 50% de los vehículos nuevos en 2020 llevará de serie algún sistema de ayuda a la conducción (ADAS). ¿Está preparado el taller multimarca para atenderlo cuando se produzca algún problema con los componentes principales de estos dispositivos (cámaras y radares)?

En estos momentos, es general una mala praxis de los talleres independientes, que en su mayoría no están cumpliendo las indicaciones de los constructores de vehículos sobre estos sistemas. Lo aseguró Álvaro Muñoz, gerente de Equipamiento de Taller de Hella, en el curso del XXIX Congreso de Ancera que se celebra en León.

No lo dijo como reproche, sino como argumento para demostrar que se abren muchas posibilidades de negocio para talleres que ahora, por falta de formación y de las herramientas adecuadas, no pueden acceder a estas intervenciones o las hacen de forma incorrecta.

Un equipo de diagnosis, información técnica y las herramientas de calibración de cámaras y radares, tanto para las calibración dinámicas como para las estáticas (dentro del taller), son imprescindibles para acometer la revisión de los sistemas ADAS, explicó Álvaro Muñoz.

El representante de Hella calcula que la inversión máxima para un taller que no disponga de un equipo de diagnosis compatible, incluida la máquina y paneles de calibración -unos 8.000 euros-, ronda los 15.000 euros, con una amortización de dicha inversión a partir del segundo año desde su adquisición.

Muñoz ha segurado que muchos talleres multimarca están perdido oportunidades de negocio al no disponer de las herramientas necesarias para llevar a cabo calibraciones. En este sentido, ha señalado que las aseguradoras, ante esta imposibilidad de realizar esta operación, acaba derivando a sus clientes a talleres oficiales.

“Los talleres de carrocería, especialmente los que tienen un alto volumen de reparaciones, se tienen que concienciar de que es una inversión que van a tener que hacer porque cada vez más van a recibir vehiculos con cámaras y radares y si no están preparados para afrontar estas operaciones perderán clientes”, ha sentenciado Muñoz.

En definitiva, una oportunidad de negocio que no deben despreciar ni las empresas de reparación ni los distribuidores de esas herramientas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña